Si bien la fecha aún no está definida, Diego Vaño sabe que llegará a la reanudación de la temporada con importantes novedades, ya que meses atrás se embarcó en el proyecto de subirse a un Ford Ka nuevo modelo. El auto fue recientemente autorizado para la Clase 2 del Turismo Pista y tendrá al piloto de Hurlingham siendo de la partida como su primer exponente.

Si bien restan detalles, todo estará dispuesto para una vez que se pueda llevar adelante algún tipo de ensayo previo, lo que permitirá comenzar a desarrollar auto nuevo para luego encarar la presentación oficial de la unidad que fue adquirida a Lucas Benincasa y que está alistando Mauro Curti bajo el ala de Fernando Monti, mientras que Enrique Bustos será quien brinde los motores.

En cuanto a las expectativas del propio piloto, Vaño espera terminar de afirmarse entre los diez protagonistas principales de la divisional intermedia como así también intentar ir en busca de la victoria que se le negó sobre el final del último año y se siente en condiciones de alcanzar. Finalmente, en diálogo a través del Instagram Live del Turismo Pista, destacó que el Suzuki Fun no será vendido, sin descartar que en un futuro sea su propio hijo quien se suba al mismo.

«Atravesamos un año totalmente atípico y esperemos que pronto pueda regresarse al menos a los entrenamientos para luego apostar por la actividad oficial. En nuestro caso trabajamos en un nuevo proyecto referido al armado de un Ford Ka línea nueva, que está casi listo y en condiciones para salir a probarlo. En caso de que todo funcione bien queremos pelear entre los diez y buscar nuestra primera victoria que se escapó por muy poco», indicó Vaño al respecto.

S.B

Compartir