Ferrari se convirtió en el segundo equipo de la Fórmula 1 en poner en marcha su modelo 2020 desde el inicio de la crisis por el coronavirus, cuando Charles Leclerc lo manejó desde la fábrica de Maranello hasta la pista de Fiorano.

El equipo ya había utilizado sus dos días de filmación en pista, por lo que el paseo le dio a Leclerc una oportunidad nada habitual de acumular algunos kilómetros a baja velocidad con el auto de esta temporada, antes del regreso a las carreras en Austria el próximo mes.

Es la primera vez en la era moderna que un Ferrari de F1 circula por las calles de la ciudad sede de la marca, y el equipo quiso marcar con ello un punto de inflexión antes del inicio de la temporada tras el receso por la crisis sanitaria. El recorrido arrancó en el Officina Classiche, con el monegasco saliendo por la histórica puerta principal de la fábrica original, donde solía estar basado el equipo de carreras, tomando luego la Via Enzo Ferrari.

Después pasó por la sede actual de la Gestione Sportiva hasta llegar frente al museo para girar a derecha en la Via Alfredo Dino Ferrari, antes de llegar a la pista de pruebas de Fiorano a través de la Via Gilles Villeneuve, donde no dio ninguna vuelta.

El corto paseo de poco más de un kilómetro marcó la primera vez que el SF1000 giró en 110 días, es decir desde el final de los test de pretemporada en Barcelona. «Normalmente no me gusta madrugar, pero esta mañana había una gran razón para hacerlo. Quizás desperté a algunas personas, pero fue increíble conducir por las calles de Maranello con el SF1000», comentó Leclerc al respecto.

«Fue emocionante volver al auto hoy, especialmente en un recorrido tan especial. Estar de vuelta en el cockpit fue como volver a casa. Es una forma divertida de decir que estamos listos para volver a la normalidad. Ahora espero ansioso volver a manejar el SF1000 en Austria», completó el monegasco.

S.B

Compartir