Mientras transcurre el aislamiento social, preventivo y obligatorio en la República Argentina, Miguel Argañaraz aumenta sus expectativas e ilusiones. Tan pronto puedan realizarse competencias automovilísticas, el piloto de Santiago del Estero estará en pista con el Toyota Etios construido por Luis Belloso, bajo planos de Javier Ciabattari y atendido por Nicolás Kern, todo ello coordinado por Luciano Dall’Agata, técnico y responsable general de este nuevo proyecto para la Clase 2 del Turismo Nacional.

Antes del inicio de la temporada, una prueba en Paraná había sido productiva, con parciales y parámetros muy buenos, pero la ilusión de iniciar el campeonato quedó neutralizada por motivos presupuestarios, siendo necesario esperar a la tercera fecha del certamen para su reincorporación a la divisional menor, donde apenas disputó tres carreras en la pasada temporada sobre un Renault Clio que había pertenecido a Mariano Morini.

«El auto tiene una sola puesta en pista, pero fue en una prueba suficiente para saber que contamos con un excelente potencial. Estoy muy agradecido a Luciano Dall’Agata, quien es el responsable de este proyecto. Bajo su coordinación, el armado del auto por parte de Luis Belloso y la atención del equipo de Nicolás Kern pronto estaremos en el Turismo Nacional. Hubiese querido que sea en la primera fecha, pero por motivos presupuestarios habíamos reprogramado correr desde la tercera fecha, esperando la confirmación de la misma por la pandemia», expresó Argañaraz al respecto.

«Tengo muchas ganas de que se reinicie el campeonato, que en mi caso será el comienzo. Quiero estar lo más adelante posible aunque asumo que tengo mucho por aprender. Tengo pocas carreras en la categoría, pero seguro me ayudará a mejorar este gran auto que presentaremos en esta temporada. Estoy muy motivado por lo que vendrá, y fundamentalmente agradecido a mi padre, el gran motor y sostén deportivo, que planificó todo esto», completó el santiagueño, que luego de poco más de un año estará nuevamente arriba de un auto de carreras.

S.B

Compartir