Los pilotos de MotoGP volvieron al trabajo en los circuitos desde hace un par de semanas. Los primeros en subirse de nuevo a la moto fueron los residentes en Andorra, que obtuvieron permiso para girar en el Circuit Andorra – Pas de la Casa. A su vez, los hermanos Márquez también practicaron motocross en Lleida y en Italia varios pilotos probaron el nuevo asfalto de Misano, incluido Valentino Rossi.

Además, Álex Rins junto con otros pilotos como Xavi Vierge o Gabriel Rodrigo tuvieron la posibilidad de girar recientemente en Barcelona. En los casos anteriores, sin embargo, las motos de MotoGP no pudieron hacer acto de presencia, ya que los pilotos usaron unidades de otras categorías como el Superbikes, pero la historia cambió a partir de este miércoles.

La actividad se trasladó a Austria, ya que KTM es el primer equipo que realiza un test privado tras estos meses de inactividad. Pol Espargaró y el probador Dani Pedrosa se trasladaron hasta el Red Bull Ring para realizar dos jornadas de entrenamientos, que se desarrollarán a lo largo de este miércoles y jueves.

Tanto KTM como Aprilia son los únicos fabricantes de MotoGP que cuentan con un margen mayor para homologar sus motores. Esta fue una de las últimas novedades que aprobó la Grand Prix Commission, lo que permite que ambas marcas tengan hasta el 29 de junio para homologar su motor para el período 2020-2021. Por lo tanto, los entrenamientos privados en Spielberg permitirán poner a punto la RC16 para los próximos desafíos a corto y medio plazo.

El test privado de KTM en Austria confirma también que la categoría reina está retomando la actividad con los pilotos volviendo a pista de manera paulatina. El actual progreso permite que, tanto los pilotos como los equipos, puedan trabajar con la mente puesta en la posibilidad de disputar el doble Gran Premio en Jerez que podría celebrarse el 19 y 26 de julio, para abrir esta temporada.

S.B

Compartir