La Scuderia Ferrari ya comenzó a trabajar en su fábrica de Maranello y tiene una serie de planes muy concretos para tratar de llegar a la primera fecha del año, pactada en principio para el Gran Premio de Austria (5 de julio), con un auto sensiblemente mejorado al que había viajado a Australia en marzo.

Según publicó «La Gazzetta dello Sport», Ferrari estaría trabajando en tres turnos diarios para intentar mejorar en lo posible la unidad de potencia, que según se vio en los test de Barcelona, estaba algo retrasada con respecto a la de Mercedes y quizás a la de Honda en Red Bull.

«Sobre el papel, los desarrollos de las próximas semanas deberían producir unos 20CV adicionales», aseguró el diario de Milán sobre la que es este año la asignatura pendiente, tras haber tenido que adaptarse a las nuevas directivas de motor dictadas por la FIA a finales de 2019, con las que su rendimiento se vio mermado, al menos en las últimas citas del año, desde el GP de EEUU en adelante.

Ferrari estaría desarrollando una nueva tapa de cilindros en su motor para optimizar la combustión y conseguir así un poco más de potencia. Además, el SF1000 estaría siendo equipado con un software mejorado para la parte eléctrica de la unidad, un trabajo que comenzó tras Barcelona y que ahora se estaría finalizando.

El paso por curva de alta carga también arrojó problemas en Montmeló y Ferrari estaría trabajando en el morro del SF1000 para optimizarlo. Parece ser que están considerando volver a las especificaciones utilizadas a partir de Singapur en 2019, que marcó la primera y única victoria de Sebastian Vettel, y donde una bandeja inferior por debajo de la nariz le habría proporcionado al auto una estabilidad de la que carecían en circuitos trabados.

También habría que hacer ajustes en la parte superior del monoplaza, y de apunta a la toma de admisión como una de las zonas a mejorar, en consonancia con los retoques, que podría estar relacionado con una mejor refrigeración. En cinco semanas, Ferrari debería poder estar listo para tener sus mejoras, como señala el diario italiano.

S.B

Compartir