Los responsables de Hockenheim manifestaron que las conversaciones con Liberty Media sobre su incorporación al calendario 2020 de Fórmula 1 se aceleraron debido a las nuevas dudas sobre el destino del Gran Premio de Gran Bretaña.

Las carreras previstas en Silverstone para julio corren el riesgo de no poder ser llevadas a cabo después de que el gobierno británico parece probable que no conceda al personal de la F1 una exención a las inminentes restricciones por cuarentena.

Si los últimos esfuerzos de la F1 para convencer al gobierno de Boris Johnson no tienen éxito, entonces no habrá posibilidad de que el GP de Gran Bretaña siga adelante si el personal tiene que permanecer en aislamiento durante 14 días antes. La incertidumbre sobre Silverstone ha dado lugar a que Hockenheim emerja como el favorito para reemplazarlo y desde el circuito alemán tuvieron discusiones preliminares en las últimas semanas.

El director general de Hockenheim, Jorn Teske, confirmó que las conversaciones con Liberty se intensificadron recientemente y se centran ahora en cuestiones prácticas. «Es cierto que todavía estamos en conversaciones con la Fórmula 1. Pasamos de un modo de conversación casual a un modo de sondear las cosas», le contó a Motorsport.

«Estamos sondeando bajo qué condiciones podría ser posible tal cosa, como la situación de aprobación, la situación de infección, la disponibilidad de la pista. Y, por supuesto, la economía. Todos estos son temas importantes», agregó el directivo al respecto.

Teske afirmó que la postura del gobierno británico había impulsado las esperanzas de Hockenheim de estar de vuelta en el calendario de la F1, pero estaba claro que su destino no dependía de que Silverstone no se llevara a cabo. «De hecho, parece que la decisión política sobre el tema de las exenciones de cuarentena en Inglaterra podría tener un impacto en el calendario de carreras europeo y por lo tanto en nosotros. Sin embargo, esto no significa necesariamente que estaremos automáticamente fuera si el Gran Premio de Gran Bretaña se lleva a cabo», reconoció.

Además, Teske reiteró los comentarios que hizo de manera, sin embargo, de que recibir el GP de Alemania tendría que tener sentido financiero para la pista, ya que sin espectadores no había fuentes de ingresos para ellos. «No podemos correr ningún riesgo económico al ser sede de la Fórmula 1. Nos atenemos a eso. Y voy a ir un paso más allá y decir: en un año como este, tenemos que ganar dinero. No hay otra manera», explicó.

«No fuimos capaces de llevar a cabo una operación decente aquí durante meses, y no pudimos celebrar carreras. Tenemos que compensar eso hasta cierto punto. Así que durante un período de tiempo en el que la F1 estaría aquí, por supuesto necesitaríamos un mínimo de ganancias para que tenga algún sentido para nosotros», remarcó Teske.

Si bien Liberty espera albergar todas sus carreras europeas entre julio y agosto, comenzando con el Gran Premio de Austria, Teske cree que tendrá que haber cierta flexibilidad con el calendario para reaccionar a un cambio de circunstancias. «Puedo imaginar que habrá un calendario provisional con algunos asteriscos. Eso es especialmente cierto porque la situación legal de algunos países todavía no puede evaluarse seriamente», indicó.

«El tema del coronavirus con diversas regulaciones está en un estado muy cambiante. Lo que es válido hoy puede no serlo mañana», completó Teske. De esta manera, se espera una decisión del gobierno británico sobre si la F1 y otros deportes de alto nivel serán exentos de los planes de cuarentena antes de finales de esta semana.

S.B

Compartir