Varias fuentes confirmaron la existencia de serias discusiones entre Fernando Alonso y Renault, e incluso aseguran la presentación de un precontrato. El nombre del doble campeón del mundo español regresa con insistencia para reemplazar a Daniel Ricciardo, que se irá a McLaren en 2021.

Renault se encontró muy indefenso cuando cayó el último dominó en el mercado de pases. A primera vista, el fabricante francés aparece como el perdedor de la reacción en cadena causada por la no renovación del contrato de Sebastian Vettel en Ferrari el martes pasado.

En sólo 48 horas se confirmó que Carlos Sainz reemplazará al alemán en Maranello, mientras que el asiento del McLaren será ocupado el próximo año por Ricciardo, que partirá hacia Woking con un contrato de varios años en el bolsillo. Su empleador actual no dejó de reaccionar con amargura cuando el australiano se fue y ahora tiene que encontrar un sucesor para apoyar a Esteban Ocon el próximo año.

Entre los posibles candidatos, un nombre se destacó rápidamente: el del ex niño mimado Fernando Alonso, cuyos dos títulos mundiales fueron obtenidos con Renault en 2005 y 2006. El asturiano ya tuvo un primer regreso a Enstone en 2008-2009 después de un pasaje expreso y tormentoso bajo los colores de McLaren en 2007.

Desde su retiro de la F1 al final de la temporada 2018, Alonso repitió varias veces que vigila la revolución técnica 2021 (ahora pospuesta hasta 2022), con la idea de regresar con un equipo que le permita ganar un tercer título que codicia fervientemente. Pero el retorno del nativo de Oviedo a Renault también dependería de la posibilidad del fabricante francés de mantener un programa de F1 en un momento en que la crisis del coronavirus pesa un poco más en cuentas que aún no eran brillantes.

El ministro de Economía galo, Bruno Le Maire, confirmó recientemente que el Estado, un accionista del 15 por ciento en el grupo Renault, está considerando un préstamo garantizado de cinco mil millones de euros para ayudar a este buque insignia de la industria nacional. En tal contexto, una actividad como F1 puede parecer particularmente frívola, especialmente en términos de imagen.

Sin contar los honorarios solicitados por Alonso, incluso si el español, que ganó dos veces en las 24 Horas de Le Mans con Toyot, probablemente ya no esté en una posición de fortaleza como antes, de acuerdo aseguran los medios «Auto Hebdo» de Francia y «Marca» de España.

A principios de mayo, el español confió durante un vivo de Instagram con los organizadores de Le Mans que sus proyectos de 2021 se detuvieron y que los revelaría pronto. Dada la velocidad de la cadena de anuncios en el mercado de transferencias de F1, ¿Renault y Alonso ya sabían que Ricciardo no volvería a vestirse de amarillo y negro en 2021? Las palabras del ibérico adquirirían un significado completamente nuevo y el fabricante francés no se vería tan privado.

S.B

Compartir