McLaren anunció este jueves que Daniel Ricciardo correrá con el equipo de Woking junto a Lando Norris en la temporada 2021 de la Fórmula 1.

La Fórmula 1 está viviendo su semana más movida en meses. Primero llegó la noticia de que Sebastian Vettel y Ferrari no renovaban su contrato que termina a finales de 2020, y a partir de ahí comenzaron a sucederse los hechos.

Tras el final de las negociaciones, Ferrari tuvo que buscar un reemplazante y los movimientos empezaron en el mercado, con el australiano dando un paso al lado de la marca del Rombo, proveedor de motores de McLaren, escuadra que la superó en 2019 en el mundial de constructores.

Hubo rumores sobre que Vettel podía ir a McLaren por su amistad con el jefe del equipo, Andreas Seidl, con quien coincidió en su etapa en BMW. Sin embargo, fue Ricciardo el elegido para formar pareja junto con Norrris a partir de 2021.

Ricciardo ya había sonado para McLaren cuando, en el verano de 2018, decidió dejar Red Bull. En aquella oportunidad, el australiano se unió a Renault, dejando sin lugar a Carlos Sainz, que fue precisamente quien recaló en el equipo de Woking, y ahora sus caminos vuelven a estar relacionados.

El hombre de la eterna sonrisa llegó a Renault para 2019, pero vivió un año decepcionante con un auto muy irregular. Acostumbrado a estar siempre en los puntos, y luchando por podios y victorias, su mejor resultado fue un cuarto puesto en Monza, y solo sumó en ocho de las 21 carreras.

Por su parte, McLaren lideró con solvencia la zona media de la grilla y mostró una evidente evolución mientras sigue reconstruyéndose. Con Seidl al frente y ya alejados de Honda, fueron en franco ascenso y confían en seguir ese camino mientras llega, en 2021, el motor Mercedes.

La presencia de Renault en la F1 no está garantizada a mediano plazo, ya que la crisis del coronavirus afectará económicamente a la empresa, que recientemente realizó en el equipo una gran inversión con una fábrica renovada y la llegada de Ricciardo.

Ricciardo, de 30 años, debutó en Fórmula 1 en 2011 con HRT, de la mano de Red Bull, y pasó dos años en Toro Rosso, donde se ganó un puesto en el equipo A. Fue compañero y superó al tetracampeón Vettel en 2014, antes de emparejarse con Daniil Kvyat durante temporada y media, y posteriormente dos años años y medio con Max Verstappen.

La lucha interna con el holandés y un frustrante 2018 lo llevaron a buscar un futuro fuera de Red Bull, un movimiento que sorprendió y que no dio los resultados esperados por el australiano.

S.B

Compartir