Valentino Rossi tiene cuerda para rato. El nueve veces campeón del mundo protagonizó este sábado una interesante entrevista a tres bandas junto a su compañero de equipo, Maverick Viñales, y el comentarista de MotoGP, Matt Birt, en un evento orquestado por el propio equipo oficial de Yamaha.

La entrevista estuvo marcada, sin duda, por la declaración de intenciones de Rossi, que confesó su ambición por seguir compitiendo en 2021, pese a lamentar las circunstancias que provocaron que tenga que tomar esa decisión sin haberse probado antes sobre la pista. «Estoy en una situación difícil porque, como dije, mi primera opción es tratar de continuar. Tengo suficiente motivación y quiero seguir», aseguró el piloto de Tavullia.

«Es muy importante entender el nivel de la competición porque, especialmente, en la segunda parte del año pasado sufrimos mucho, y demasiadas veces fui demasiado lento y tuve que pelear fuera del top 5», explicó Valentino sobre sus sensaciones en el tramo final de la pasada temporada antes de recordar cuáles eran sus planes concretos para tomar su decisión sobre 2021.

«En mi mente tenía otro año con el equipo de fábrica y necesitaba tiempo para decidir, como cinco o seis carreras junto al nuevo jefe de mecánicos y algunas modificaciones en el equipo para entender si puedo ser fuerte», analizó el «46» antes de lamentar lo evidente: «El problema es que no hay carreras porque con el virus no podemos correr».

«Así que tendré que decidir antes de competir porque, en el escenario más optimista, podemos competir en la segunda mitad de la temporada, así que esperamos que en agosto o septiembre», comentó Rossi antes de ratificar sus intenctuveiones a corto-medio plazo: «Pero tengo que tomar mi decisión antes. De todos modos, quiero continuar, pero he tenido que tomar esta decisión sin hacer ninguna carrera».

El «Doctor» también admitió que, en estos momentos, «no es la mejor manera de parar porque la situación es que tal vez no corramos en 2020». «Así que es más justo hacer otro campeonato y parar al final del siguiente, por lo que espero continuar en 2021», sentenció de forma clara para evidenciar su ambición por manejar una temporada más en el MotoGP, aunque sea al margen del equipo oficial de Yamaha.

Viñales, por su parte, arropó a su compañero. «Espero que se quede por muchos años más. Me encanta compartir la pista con Valentino y luchar contra él. Siempre me hace ir un paso más: en los entrenamientos, en casa y también en la pista. Siempre tengo que ver dónde está mi compañero de equipo porque al final somos buenos amigos. Los dos estamos en el box de Yamaha, y tenemos que ser los mejores y vencernos mutuamente», reconoció el catalán.

Maverick ahondó en la figura del veterano piloto italiano y destacó el aprendizaje obtenido por el hecho de girar a su lado durante las últimas temporadas. «Durante estos años, en que ambos tuvimos momentos difíciles en Yamaha, especialmente a finales de 2017 y 2018, aprendí algo: Valentino siempre estaba sonriendo. No entendía por qué. No estábamos logrando los resultados. Estábamos entre los 10 primeros. No estábamos acostumbrados a eso. Así que no sabía por qué siempre estaba sonriendo. Hablé con mucha gente y decía: ‘No sé cómo puede sonreír’. Lo dio todo en la pista y afuera siempre estaba feliz. Así que aprendí a ser feliz incluso si las cosas no van como uno quiere. Me llevó tiempo entenderlo», relató el español.

Pese a manifestar su intención de competir una temporada más en la categoría reina, Valentino también confesó que mira más allá y que cuenta con «un montón de buenos programas para el futuro cuando me detenga». «Tenemos nuestro propio equipo en Moto3 y Moto2, donde disfrutamos mucho y queremos intentar continuar, especialmente para apoyar a los jóvenes pilotos italianos», continuó, antes de confesar su voluntad de «tratar de competir con coches». «Quiero correr con autos en algunos campeonatos y hacer como un programa de siete u ocho carreras cada año. Este es el plan para el futuro», sentenció.

Tanto Rossi como Viñales, que aseguraron estar en contacto habitual con el CEO de Dorna Sports, Carmelo Ezpeleta, también mostraron su postura sobre los planes del Mundial en los próximos meses. Valentino señaló que la mejor fórmula pasa por «empezar en agosto o septiembre e intentar hacer 10 o 12 carreras en los mejores circuitos del mundo, donde tienen las mejores condiciones». «Podemos empezar en septiembre y terminar en diciembre recurriendo tal vez a Australia o Tailandia donde también hace calor en diciembre. Espero que no haya varias carreras en el mismo circuito y, personalmente, no me gustan dos carreras en un fin de semana como en Superbikes. Creo que es mejor tener 8 fines de semana reales, o 10 o 12, pero en los mejores circuitos. Si es a puertas cerradas sería una gran lástima para todos porque corremos para los aficionados, pero es mejor correr a puerta cerrada que no correr», opinó el «46».

Viñales también se expresó en la misma línea que su compañero. «Estoy de acuerdo. Al final, tenemos que correr. El campeonato tiene que seguir adelante. Las fábricas tienen que trabajar, tienen que dar vueltas en la pista. Ahora mismo están todos parados y también para nosotros y los aficionados, que pueden verlo en casa. Seguro que será una gran pena porque, como dijo Valentino, corremos para nuestros fans y toda la gente va allí para vernos», matizó el de Roses sobre correr a puerta cerrada.

«Para mí sería bueno si pudiéramos hacer la segunda parte de la temporada. Sería la situación perfecta. Será difícil si tenemos que correr dos veces en la misma pista. Sería muy extraño y los resultados podrían cambiar mucho. ¿Y una carrera doble? No lo sé. Podría ser interesante de ver, pero no estamos acostumbrados a ello», continuó, antes de reiterar que «la situación perfecta sería correr la segunda mitad de la temporada».

S.B

Compartir