Los equipos de MotoGP no podrán aprovechar paró forzoso del COVID-19 para seguir evolucionando sus motores y aerodinámica de cara a la primera carrera de la temporada, una medida similar a la que adapto recientemente el Mundial de F1, donde sus equipos acordaron retrasar la entrada de la normativa prevista para 2021 al año siguiente, quitándose de encima una importante carga de trabajo durante estos días tan complicados.

El director técnico del campeonato, Danny Aldridge, ya le envio un comunicado a todas las fábricas que dejen de trabajar en el desarrollo de los propulsores durante estas semanas, una decisión que se adopto después de comprobar la falta de equilibrio que existe en este momento entre las marcas europeas, todas ellas con sus fábricas cerradas por culpa del coronavirus, y las japonesas, que al día de hoy mantienen su actividad y capacidad de trabajo en su país.

De hecho, de acuerdo a la información publicada por la Federación Internacional de Motociclismo guarda en uno de los boxes del Circuito de Losail al menos un motor de cada fábrica bajo estricta vigilancia. ¿El objetivo? Verificar que los propulsores que cada marca utilice en la primera carrera de la temporada sean idénticos a los que la FIM está custodiando en Qatar, un gran premio que finalmente fue suspendido para la categoría de MotoGP y donde, recordemos, se deberían haber sellado los motores el jueves previo al arranque del gran premio.

«Los motores están bajo estricta custodia y en continua supervisión en Qatar», cominico una fuente de la FIM a Motorsport.com. «En principio, la idea es que cuando lleguemos al primer circuito en el que se pueda correr, los equipos sólo podrán utilizar los motores que estén en las cajas que hay ahora en Qatar, y que serán esos los que se congelen».
Otro aspecto importante en el que tampoco podrán trabajar los equipos es la aerodinámica. Aldridge, gerente técnico del campeonato, le pedio a todas las fábricas que le envíen una copia de los diseños definitivos que emplearán en sus carenados esta temporada antes del miércoles.

De este modo, la FIM se asegura que ninguna marca aprovechará estas semanas de parón para trabajar en el túnel de viento y mejorar su coeficiente aerodinámico, un área en el que fábricas como Aprilia han trabajado duramente a lo largo del invierno.
PD.E:motogp,desarollo de motores.

Compartir