En los Alpes franceses, Ogier disfruto de los primeros kilómetros con el vehículo japonés con el que el próximo año buscará su séptimo y último título mundial. En un tramo típico del Montecarlo, con zonas heladas, el de Gap volvio hacer gala de su espectacular nivel de pilotaje y precisión.

El primer día en su nuevo auto no fue malo para el francés, que  empezo a tomarle la mano al Yaris WRC antes de que las cosas se pongan serias a mediados del mes enero.

«Hasta entonces, tendremos que contenernos con estas imágenes y la de los test sucesivos que todos los equipos irán realizando en las próximas semanas antes del inicio de una temporada que se presentará una vez más, súper emocionante.» Comento el frances.
Después de ceder la corona del Mundial de Rallyes a favor de Ott Tänak, Sébastien Ogier ya piensa recuperar el trono antes de retirarse a finales de 2020.
E:A.C. Sebastian Ogier- Yaris

Compartir