Sergio Pérez arrancará el Gran Premio de los Estados Unidos desde la calle de boxes después de que no se detuviera para cumplir con un chequeo de balanza al final de la segunda sesión de entrenamientos.

El piloto de Racing Point no vio los semáforos que lo llamaban para cumplir con una revisión. El integrante de la escudería preguntó al equipo qué debía hacer al no haberse detenido, pero se le ordenó regresar al garaje donde la escudería realizó un ensayo de parada en boxes, para después ser llevado al control del pesaje.

Sin embargo, las regulaciones deportivas de la F1 establecen penalizaciones para aquel piloto que no cumpla con la detención, y además vaya a su garaje para realizar un trabajo sobre el monoplaza. La FIA habló con el mexicano y su equipo el viernes por la noche, y llegaron a la conclusión de que no tenían otra opción que colocar un castigo, en este caso, largar desde la calle de boxes.

En un comunicado de prensa, la FIA publicó su informe. «Los comisarios revisaron la evidencia en video y escucharon al piloto del #11 (Sergio Pérez) y al representante del equipo, y determinaron que el piloto no se detuvo para pesarse cuando se le pidió que lo hiciera», indica.

«En su lugar, siguió conduciendo y procedió a hacer una parada en boxes en la que se levantó el auto y se cambiaron las cuatro ruedas, infringiendo lo dispuesto en el artículo 29.1 a). La sanción impuesta está especificada en el Reglamento Deportivo de Fórmula 1», finaliza el comunicado.

S.B