Tom Garfinkel, presidente ejecutivo de los Dolphins de Miami de la NFL, señaló este martes que llegó a un acuerdo con Liberty Media para que la ciudad de Florida albergue una competencia de la Fórmula 1 en la zona del Hard Rock Stadium a partir de mayo de 2021. «Estamos encantados de anunciar que Fórmula 1 y el Hard Rock Stadium llegaron a un acuerdo en principio para celebrar el primer Gran Premio Miami de F1 en el Hard Rock Stadium», anunció.

«Con un impacto anual estimado superior a los 400 millones de dólares y 35 mil noches de habitación en hoteles, el Formula One Miami Grand Prix será un gran impulso económico al sur de la Florida todos los años. Estamos muy agradecidos con nuestros seguidores, los oficiales elegidos y la industria local de turismo por su paciencia y apoyo a través de este proceso. Esperamos traer el mejor espectáculo de las carreras en el planeta por primera vez a una de las regiones más icónicas y glamorosas del mundo», agregó al respecto.

La zona del estadio del equipo de la NFL había sido dada a conocer anteriormente como una posible sede, dado que el dueño de la franquicia, Stephen Ross, es también el promotor de la carrera. La zona es atractiva porque requiere menos aprobaciones de los organismos gubernamentales, ya que la mayor parte se encuentra en terrenos que pertenecen al estadio.

Sin embargo, el plan provisional del circuito también utiliza un tramo de aproximadamente media milla de ruta pública a lo largo de Northwest 199th Street, al sur del estadio. En una primera reunión celebrada en septiembre pasado entre los representantes de los Dolphins con los residentes del área de Miami Gardens y con funcionarios locales, surgió el temor por parte de los habitantes que el ruido generado por los autos de F1 se asemejaría al despegue de un jet y alcanzaría más de 120 decibeles.

El experto en acústica, Colby Leider, quien compiló un informe en nombre de los propietarios, advirtió que los residentes podrían sufrir daños auditivos permanentes. Por ahora, los promotores del evento necesitan superar la oposición de los residentes y negocios de Miami Garden, así como obtener la aprobación de la Comisión del Condado de Miami-Dade.

La comisionada Barbara Jordan afirmó que se opone a la realización del evento, tras una reunión de los residentes locales el mesa pasado para discutirlo. «Esto hizo más sólida mi posición y es un ‘no’, en términos de algo que esta comunidad no quiere», aseguró.

De lograr superar los obstáculos que todavía tiene por delante, la carrera sería un segundo Gran Premio en los Estados Unidos junto al de Austin, en Texas.

S.B

Compartir