Naoki Yamamoto hará su debut en la F1 cuando participe de la primera sesión de entrenamientos libres del GP de Japón. El nipón reemplazará a Pierre Gasly este viernes, cumpliendo con los deseos de Honda de que un piloto local tomase parte en el evento que la compañía apoya financieramente.

El piloto apoyado por Honda está luchando por llevarse su segundo título consecutivo de la Súper Fórmula y volverá a Suzuka a finales de octubre para la última fecha del campeonato estrella de monoplazas en Japón. Además, Yamamoto estuvo en el simulador de Toro Rosso y también junto al equipo en algunas carreras esta temporada para habituarse al que será su grupo de ingenieros.

Normalmente, un piloto que quiera tomar parte en una sesión de libres, tiene que pedir una superlicencia sólo válida para estas tandas y completar 300 kilómetros en un F1 antes de poder obtenerla. Pero al ser el vigente campeón de la Súper Fórmula y del Súper GT, Yamamoto ya cumple de por sí los requisitos para tener la superlicencia de F1, que ya posee y simplifica este proceso.

Yamamoto comentó que esta oportunidad colma su sueño de infancia y que tener esta oportunidad en Suzuka, un circuito muy importante para todos los pilotos japoneses, delante de una tribuna llena de aficionados, hará que esta experiencia sea todavía más especial. «Mi objetivo será hacer un buen trabajo para el equipo, obtener datos e información que sea útil durante el fin de semana», sostuvo.

«Personalmente, quiero disfrutar la experiencia de manejar un F1 lo máximo posible y haré el máximo para conseguirlo. Será un momento especial y estoy contento de poder compartirlo con los aficionados en está impresionante pista, donde vi por primera vez la F1 hace 27 años», agregó al respecto.

El último japonés que corrió en F1 fue Kamui Kobayashi en 2014, mientras que el último piloto que estuvo al volante de un auto de Honda fue Takuma Sato con Super Aguri en el GP de España de 2008. Honda quiere un piloto japonés en la F1, pero sus protegidos en las categorías inferiores todavía no consiguieron los puntos necesarios para la superlicencia y aprovecharse de la relación de la marca japonesa con el equipo junior de Red Bull, Toro Rosso.

Se comentó si la posibilidad de ver competir a Yamamoto sería viable, pero sus 31 años y el hecho de no haber corrido nunca en Europa, lo convierten en una lotería. «Estamos encantados de que los aficionados japoneses puedan tener la oportunidad de ver a Yamamoto, un piloto japonés apoyado por Honda, al volante de un coche de F1 actual en nuestro circuito de Suzuka, tomando parte del GP de Japón», afirmó el responsable de marca y comunicación de Honda, Katsuhide Moriyama.

«Me gustaría agradecer a Toro Rosso y Red Bull por darle a Yamamoto esta gran oportunidad. Esperamos que Naoki aproveche la ocasión y que aprenda de ella para que lo ayude como piloto. También espero que esto sirva de inspiración para los jóvenes pilotos japoneses y que pronto podamos tener de nuevo a uno de ellos compitiendo en F1», finalizó.

S.B