Fabio Quartararo y Franco Morbidelli superaron a Marc Márquez, también asediado por Maverick Viñales y Valentino Rossi, en un test que cuenta con el regreso de Joan Mir y Dani Pedrosa. El guión general del pasado Gran Premio de Gran Bretaña tuvo continuidad este jueves con motivo de la disputa de la primera de las dos jornadas del test que el MotoGP celebra en el Circuito Mundial Marco Simoncelli de Misano.

Yamaha, que brilló en Silverstone pese a la caída de Quartararo, al colocar tres motos en el top 5, volvió a poner contra las cuerdas al líder del campeonato, Márquez, durante una primera jornada que permitió ver el testeo de nuevos componentes por parte de la mayoría de los constructores.

El propio Quartararo, que ya había sido el más veloz antes del mediodía, volvió a brillar al hacerse con el mejor tiempo de la primera jornada gracias a un interesante tiempo de 1:32.996, con el que superó por 23 milésimas a su compañero, Morbidelli. El «Diablo» trató de buscar el mejor ‘setup’ a la espera de testear este viernes la electrónica, mientras que el italiano trabajó sobre los neumáticos en busca de mejorar el grip.

Ambos superaron por 2 décimas a Márquez, que tuvo que conformarse con ser 3º en una jornada en la que testeó un asiento distinto, modificaciones en el basculante y un refuerzo de carbono en la zona superior del chasis. El de Cervera dispuso de hasta cuatro motos en su box, mientras que su compañero, Jorge Lorenzo, fue 24º y se vio obligado a finalizar antes de tiempo su participación en el test debido al intenso dolor que sufre en su espalda, mayor que el experimentado durante el reciente Gran Premio británico.

Tras Márquez, completaron el top 5 los dos pilotos del equipo oficial de Yamaha, Viñales y Rossi, que trabajaron sobre la segunda versión del motor para 2020, así como una evolución del escape, y se dejaron ver con una cobertura de carbono en el freno delantero. El «Doctor» tuvo a su disposición tres motos, mientras que el español trabajó inicialmente con el carenado del pasado test post-GP de Brno y una de sus motos también contó con la cola exhibida en aquella cita.

El sexto mejor tiempo fue para Pol Espargaró, respaldado por su compañero, Johann Zarco, que también integró el top 10 al ser 8º. Dani Pedrosa, que relevará al francés este viernes con la KTM, también giró en el tramo final de la jornada, completando un total de 25 vueltas, finalizando 23º, entre las Honda de Stefan Bradl y el propio Lorenzo.

La mala noticia del día para KTM, que trabajó tanto sobre el chasis como el motor, la protagonizó Miguel Oliveira que, tras dar un par de vueltas, también tuvo que concluir su participación en el test debido a las molestias en el hombro producidas por su caída con Zarco en Silverstone.

En Ducati una de las grandes noticias del día fue volver a ver a Andrea Dovizioso. El italiano, que estuvo ausente hasta después de la pausa para comer, culminó 13º tras completar 37 vueltas, siendo la tercera mejor Desmosedici GP justo por delante de Pecco Bagnaia. En tanto, Michele Pirro desarrolló la moto, con novedades en el chasis, y fue la mejor Ducati al ser 7º, con Jack Miller 11º; mientras que Danilo Petrucci sólo pudo ser 18º en una sesión en la que trabajó sobre la electrónica y que, además, lució una cobertura de carbono en ambas ruedas.

En Suzuki la principal novedad fue el esperado regreso de Mir, tras superar la contusión pulmonar sufrida en el test de Brno. El español fue 9º, superando a su compañero, Álex Rins, que tuvo que conformarse con ser 15º, después de haber sufrido una caída en la sesión matinal. En Suzuki aprovecharon para revisar algunos elementos como el basculante, al tiempo que abordan el setup para el próximo GP y prevén testear la electrónica.

El Ttop 10 de la tabla de tiempos lo completó Takaaki Nakagami, superando a un Cal Crutchlow que sólo pudo ser 19º. El británico, que finalizó su Gran Premio en casa con molestias en el tobillo operado, finalizó atrás en la tabla de tiempos en una jornada en la que tuvo a su disposición tres motos.

Aleix Espargaró fue 12º en una sesión en la que Aprilia había adelantado que trabajarían sobre una puesta a punto muy distinta. La electrónica y el freno motor jugaron un papel protagonista en la primera jornada del test para la marca italiana, que también espera progresar a la hora de evolucionar el basculante, siempre, obviamente, con la mente puesta también en 2020.

El piloto más entregado de la primera jornada fue Tito Rabat, al completar 74 vueltas. El español fue 16º justo por detrás de Rins; mientras que su compañero, Karel Abraham, vivió una jornada difícil, teniendo que retirarse debido al dolor después de haber girado por la mañana, cediendo todo el protagonismo de la tarde al propio Rabat.

La segunda jornada de este viernes permitirá a los seis constructores volver a testear nuevos componentes y acelerar en el setup de cara al Gran Premio de San Marino del próximo mes. Michelin, al mismo tiempo, también trabaja sobre los neumáticos que servirá en la próxima cita del Campeonato del Mundo.

S.B