Kimi Räikkönen es uno de los pilotos más enigmáticos de la Fórmula 1. El finlandés es conocido como Iceman (hombre de hielo) por los aficionados al deporte, dada su frialdad tanto en la pista como fuera de ella, y aunque acostumbra a mantener una distancia con la prensa, concedió una entrevista,  en la que repasó su carrera y habló sobre su vida personal.

El piloto de Alfa Romeo admitió que no se siente muy cómodo cuando le toca relacionarse con la prensa, y señaló su parón como piloto de Fórmula 1 como una etapa en la que fue muy feliz por tener una menor presión mediática, sobre todo en el Mundial de Rallies (2010); sin embargo, aseguró que decidió volver a la F1 porque extrañaba  la competición directa sobre la pista. “Cuando conduje en Nascar en  2011, me di cuenta de lo mucho que aprecio el duelo directo contra otros pilotos”, explicó Räikkönen.

Kimi  también habló sobre su biografía, y concretamente sobre un fragmento del libro en el que se habla de unos días en los que Räikkönen se dedicó a beber alcohol sin parar en 2013. Un momento del que admitió que recuerda poco. “La mitad de las cosas la gente tuvo que decírmelas”, dijo, aunque negó que sea algo de lo que se arrepienta; “no hay nada malo en ello, era bastante normal”. Eso sí, el piloto también explicó que ahora lleva un ritmo de vida distinto como padre de familia.

Pese a ello, en la entrevista le recordaron un momento en el que pareció haber vuelto a las andadas. La gala de la FIA de diciembre de 2018, cuando se lo vio aparentemente ebrio,ante la sorpresa de su mujer. Räikkönen explicó que su esposa se lo tomó bien “ha pasado por mucho conmigo”, y aseguró que la FIA no le dijo nada por su comportamiento durante la gala.

Además de la bebida, el piloto también habló de otro de sus antiguos vicios, el tabaco, aunque en este caso dijo que ya lo  dejo y no recuerda la última vez que fumó.

Finalmente, sobre su carrera en la Fórmula 1, el piloto habló sobre sus dos etapas en Ferrari (en 2007-2009 y 2014-2018), dado que había dejado la escudería italiana en 2009 cuando todavía le quedaba un año de contrato. Räikkönen negó haber tenido malas relaciones con Ferrari, y aseguró que “nunca tuve la sensación de que me trataban injustamente”, por lo que cuando tuvo la oportunidad de volver con el equipo con un proyecto que le gustaba, la aprovechó.
E:Kimi Räikkönen – AC.