En Yamaha los problemas no paran de crecer. La nueva dirección que tomó el proyecto de MotoGP parece que no fue suficiente. La firma japonesa sigue evolucionando y el ejemplo más claro es que en los test de Brno llevaron el prototipo de 2020. No obstante, los pilotos no encontraron mucha diferencia respecto al prototipo actual.

Esta situación parece no preocuparle demasiado a Valentino Rossi que  destaco que es cierto que en el equipo algo ha cambiado en Yamaha y estábamos trabajando un poco mejor. Seguramente tenemos mucho trabajo que hacer, porque Ducati y Honda han mejorado más que nosotros”. 

El piloto italiano señalo que todavía tienen bastante trabajo por delante y que el tiempo corre en su contra: “Desafortunadamente necesitamos más tiempo,  no me queda mucho, así que estoy presionando. Necesitamos resultados y debemos  mejorar, pero está bien porque ya hemos probado el primer prototipo de la nueva moto y creo que volveremos a estar bien”.

En unas declaraciones, Takahiro Sumi  afirmo que la dramática situación que vivieron el pasado año fue un punto de inflexión y de reflexión para ellos: “La temporada del año pasado de desastres fue un hito». Antes de cambiar la moto tuvimos que cambiar nuestra forma de pensar y 

El nuevo líder del proyecto de Yamaha en MotoGP  fue  rotundo señalando el principal problema. Según Sumi, en Yamaha “nos hemos quedado atrás en electrónica y neumáticos después del cambio reglamentario. Ahora nos estamos centrando en estas áreas críticas y el proyecto tiene prioridad. Nunca tuvimos la mejor velocidad. Estamos trabajando en ello.»
E:A.C.MotoGP