Joan Mir se fue al suelo a falta de menos de una hora para el final y tuvo que ser trasladado al Hospital Universitario de Brno para someterlo a un examen exhaustivo.

El piloto de Suzuki, que finalizó séptimo en el test, tuvo que poner punto y final antes de tiempo. El mallorquín se cayó durante la última hora entrando en la curva 1 al final de la recta principal a casi 300 km/h. Terminó impactando contra el air fence, mientras que su moto salió volando y finalizó en el bosque que rodea el trazado checo.

Tras el fuerte impacto, el mallorquín fue atendido por los médicos en el propio circuito, donde se le diagnosticó un contusión pulmonar. Mir fue evacuado en helicóptero al Hospital Universitario de Brno para ser sometido a más exámenes. Allí se confirmó que no sufría daños mayores.

No obstante, el piloto de Suzuki permanecerá en observación de 24 a 48 horas y posteriormente será sometido a nuevos exámenes que determinarán si es declarado apto para participar en el Gran Premio de Austria que arranca este jueves. «El accidente me asustó mucho, pero finalmente parece que todo está más o menos bien», explicó el propio Mir.

«Al principio tenía un poco de dolor y dificultades para respirar, pero luego la situación mejoró cada vez más y recibí una gran asistencia de los médicos en la pista. Tardaré un par de días en recuperarme. Tengo que tomármelo con calma, pero en este momento me siento aliviado de que todo esté bien y espero estar 100% listo para competir en Austria en pocos días», completó.

S.B