No son pocos los que predicen un retiro anticipado de Valentino Rossi, pero el italiano lanzó un mensaje sobre su futuro. El contrato actual entre Yamaha y el piloto de Tavullia concluye al final de 2020, por lo que resta la presente temporada y la próxima.

Sin embargo, no son pocos los que especularon, en las últimas semanas, en la posibilidad de que Il Dottore decida colgar el mono al final de este año si los resultados siguen sin llegar. Valentino lleva seis carreras consecutivas sin subir al podio, cosa que logró dos veces este año (Argentina y Austin), mientras que su última victoria data del 25 de junio de 2017, protagonizando uno de sus peores arranques de temporada.

Hasta ahora, Yamaha había cargado con la mayor parte de la responsabilidad de los malos resultados del italiano, pero la victoria de Maverick Viñales en Holanda y el segundo puesto en Alemania, así como los dos podios y las tres poles de Fabio Quartararo permitieron al fabricante japonés sacar pecho y poner en valor el funcionamiento de la M1.

El próximo lunes, en Brno, Yamaha pondrá en pista la primera versión del prototipo de 2020, para que sus dos pilotos oficiales puedan probarlo y entender si se está trabajando en la dirección correcta. Ese test es, ahora mismo, fundamental para Rossi. Si el italiano ve potencial en la moto del próximo año sin duda seguirá adelante una temporada más, como mínimo. Por el contrato, si entiende que la nueva moto no se adapta a lo que él cree que son sus necesidades, podría replantearse su futuro.

Por el momento, Rossi habla en clave de continuidad y asegura que el test del lunes es el punto de partida de la temporada 2020. «Ahora arranca la segunda mitad de la temporada y será importante porque necesitamos mejorar», admitió Rossi en la previa del fin de semana en la República Checa.

«Y también es importante porque comenzaremos a prepararnos para 2020, comenzando con el test del lunes», agregó, lanzando un mensaje inequívoco de que su intención, ahora mismo, es la de seguir un año más, como mínimo.

Valentino aprovechó las vacaciones para descansar, pero también para prepararse de cara a la segunda mitad del campeonato, además de asistir a la boda de su inseparable asistente Uccio. «Durante este receso de verano fue importante tomarse un tiempo libre después de la primera parte de la temporada y descansar un poco. Pero ahora ya sólo pienso en volver a la pista y subirme a mi M1», reconoció el italiano.

«Debemos concentrarnos en esta segunda parte. Tendremos dos carreras consecutivas donde será necesario trabajar bien y obtener resultados positivos. Necesitamos un buen resultado, así que nos esforzaremos al máximo», completó Rossi.

S.B