Convocado por el FPC Competición, Mariano Werner realizó una prueba en el Autódromo San Nicolás Ciudad, con el fin de colaborar con el desarrollo del Citroën C4 Lounge que tiene la formación establecida en San Lorenzo, cuyo responsable es Fabián Pedraza, con motorización de Luis y Mario Riva, y asistencia técnica de Damián Corba y Sebastián Prosperi. Entre las partes existe una voluntad de unidad de trabajo, que posiblemente se concrete desde septiembre, en Termas de Río Hondo.

Un total de 10 giros con tiempos registró el campeón 2017 de la Clase 3 al trazado nicoleño, estableciendo 1m34s3/10 en la mejor de las vueltas, con motor listo para correr en la próxima competencia y un juego de neumáticos nuevos. «Fueron buenas las pruebas, aunque en el comienzo tuvimos que esperar que la pista se secara porque había humedad. Giramos alrededor de diez vueltas; el equipo tenía el auto listo para correr la próxima carrera porque el objetivo de ellos es poder alquilar el auto cuanto antes. En la prueba nos acompañaron los ingenieros Sebastián Prosperi y Damián Corba, y fuimos trabajando durante la jornada con el auto al cual noté bien, con algunos detalles mínimos para corregir», detalló el entrerriano.

Werner afirmó que continuará el trabajo con el FPC Competición, proyectando una posible participación desde el 1 de septiembre, cuando se dispute la octava fecha del campeonato en el Circuito Internacional Termas de Río Hondo. «La idea es poder correr en Termas de Río Hondo, pero dependemos de una nueva prueba previa, mejorando un poco la velocidad final y los detalles que marcamos en frenos y otras cuestiones. Es mi idea cuanto antes volver al Turismo Nacional, estoy muy esperanzado por ello», reconoció.

S.B

Compartir