Ocho puntos en cuatro carreras, es el pobre resultado  que Valentino Rossi  cosecho desde que se fue al suelo en el Gran Premio de Italia, no sumó en  Barcelona y Assen. En Alemania, el piloto de Tavullia no  ir  más allá de la octava plaza, un resultado que invita  a Valentino a reflexionar seriamente sobre su futuro ahora que los pilotos de MotoGP disfrutarán de tres semanas de vacaciones estivales.

En Sachsenring, durante su charla con la prensa en el hospitality de Yamaha, hubo varias preguntas lanzadas hacia Valentino en relación a su futuro a corto plazo viendo los malos resultado que está cosechando este año. El italiano tiene contrato con Yamaha hasta finales de 2020, un camino que puede ser  largo y tortuoso si el  italiuano, no consigue igualar la velocidad de Fabio Quartararo y Maverick Viñales sobre la M1.

«Es normal que me hagan ciertas preguntas en esta situación», comentó Rossi sobre una posible retirada anticipada. «Al contrario, confieso que yo también me lo pregunto. Empecé a preguntármelo hace diez años, ¡imagina ahora! Tengo 40 años, no sólo soy el más viejo, es que tengo seis o siete años más  de edad que el segundo en esta clasificación», Rossi  entre risas.

«Hay cosas que sólo yo puedo sentir, y cuando no tenga ganas de correr, estará claro para mí», sentenció el  piloto de  Yamaha en relación a su retiro. «Por supuesto que dependerá mucho de los resultados, si no podemos resolver nuestros problemas, seguir adelante se convertirá en un problema. Pero hace una década ya tomé una decisión: podía retirarme como ganador o seguir corriendo porque mi pasión era enorme. Estoy contento con la decisión que tomé».

En Alemania, además de acabar en la  octava posicion  Rossi fue 20 segundos más lento en comparación al año pasado: «¿Sabes cuál fue el problema hoy?

Rossi:” Se que he sido 20 segundos más lento que en mi carrera del año pasado. No hablamos de hace cinco años. Si todos los pilotos hubiesen mejorado 20 segundos y  yo no, entonces habría terminado. Pero te puedo asegurar que no sufro para encontrar el deseo de ir a un Gran Premio, mi concentración y motivación no han cambiado. Por supuesto, sería bonito ganar a Márquez con la misma edad, pero no es posible y tengo que concentrarme en la realidad».

«El año pasado, de Le Mans a Sachsenring, subí al podio  cuatro veces en cinco carreras, tenía 39 años y ya era viejo. Hay algo más que está mal. No me encuentro cómodo con esta moto tal y como está»,  afirma  Valentino, que sigue trabajando para encontrar el origen de sus problemas: «No tengo una idea completamente clara sobre lo que no está funcionando, no conozco la causa, pero el feeling que tengo sobre el asiento es muy concreto porque no puedo salir bien de las curvas En la M1 de este año tengo que usar un setting distinto al de 2018, para mí y para Morbidelli es más diíficl, mientras que Viñales y Quartararo están en mejores condiciones. No puedo pilotar la Yamaha como lo  hice el año pasado». Afirmaba  Valentino un poco molesto.
a.c.
E:Valentino Rossi