Apenas diez días después de haber sufrido el tremendo golpe que le provocó dos microfracturas en la rodilla izquierda, Aleix Espargaró viajará a Assen para tratar de correr este fin de semana en el Gran Premio de Holanda.

El mayor de los hermanos de Granollers fue embestido en la primera vuelta del pasado Gran Premio de Catalunya por Bradley Smith, compañero suyo en el equipo oficial de Aprilia que habitualmente hace las funciones de probador, pero que en Barcelona corrió como invitado. Aunque las primeras pruebas descartaron inicialmente cualquier rotura, los chequeos posteriores que se le realizaron al español confirmaron dos microfracturas, en la tibia y en el fémur de la pierna izquierda, además de distintos esguinces en varios ligamentos de la zona afectada.

Espargaró se pasó la última semana recuperándose con sesiones de ultrasonidos, y hace tres días incluso salió a entrenarse en bicicleta. El catalán estuvo este martes por la clínica Dexeus, en Barcelona, donde los doctores decretaron que la evolución de la lesión es buena, y lo autorizaron a viajar a Holanda.

Este jueves, sin embargo, deberá pasar el reconocimiento médico en Assen antes de que los servicios médicos le den la luz verde para volver a subirse a la moto en la primera sesión de ensayos libres, ya el viernes.

S.B