Paolo Ciabatti, director deportivo de Ducati, confirmó que la marca ya decidió renovarle a Danilo Petrucci. La progresión del italiano en este arranque de campeonato no podía encajar de mejor manera con las exigencias que le planteó la casa de Borgo Panigale a principios de año para renovar su contrato como piloto de la escudería oficial con vistas a 2020.

El nacido en Terni debía terminar casi siempre entre los cinco primeros, subirse al podio seguido y estrenar su casillero de victorias en MotoGP. Todo ello ya lo consiguió en las seis primeras citas del calendario, circunstancia que, de alguna forma, «obligaba» a la marca de Borgo Panigale a cumplir su promesa.

En este sentido, Ciabatti reconoció en conversación con Motorsport que el constructor boloñés ya tomó la decisión de renovarle a Petrucci, con quien empezará a negociar los términos de su nuevo contrato en los próximos días.

Además, esta maniobra tendrá dos consecuencias directas que afectarán a otras dos escuderías y corredores: Jack Miller permanecerá otro año más en Pramac y Álvaro Bautista también renovará su contrato con la fábrica de las motos rojas, pero en su caso en el WorldSBK. «Nuestro deseo es el de mantener las cosas como este año. Si tenemos la posibilidad de permanecer con un equipo oficial que funciona tan bien, con Dovi y Petrucci, y con Pramac que también lo hace, lo haremos. En los próximos días hablaremos con los agentes de los distintos pilotos involucrados y con Pramac para tratar de cerrarlo», explicó Ciabatti.

«Había gente que tenía la esperanza de ver a Bautista de nuevo en MotoGP, pero para nosotros es importante que siga en Superbikes. Tenemos a Danilo, que subió al podio en las dos últimas carreras y que ganó su primer Gran Premio. Eso es exactamente lo que se le pedía. Ahora resta ver cómo nos entenderemos con los agentes. Lo único que falta es sentarnos con ellos. Jack no se merece una moto del año anterior porque es un piloto al que valoramos mucho. Vamos a ver qué podemos hacer para que la próxima temporada siga con una idéntica a la oficial», prosiguió el ejecutivo, tremendamente orgulloso del rendimiento exhibido por Dovizioso (segundo clasificado en la tabla), Petrucci (cuarto) y Miller (sexto).

La renovación de Petrucci implicará que Miller deba correr otro año enfundado en el mono de Pramac. El contrato de Pecco Bagnaia, que es directamente con Ducati, estipula que en 2020 cuente con una GP20. Con el acuerdo actual entre el equipo de Paolo Campinoti y el fabricante italiano, su compañero debería conformarse con un prototipo del año anterior, algo que no pasa por la cabeza del australiano. «No aceptaría una moto del año anterior. Siento que ya cumplí con mi aprendizaje y necesito una moto de fábrica para pelear con los pilotos que en estos momentos corren en MotoGP», afirmó Miller, que ya parece tener asumido cuál será su situación el ejercicio que viene.

«Si me voy a quedar en Pramac, mi objetivo es el de ser el número uno, el que recibe antes de las actualizaciones. Creo que los jefes de Ducati piensan lo mismo, no son idiotas y ya hablamos de ello. Pero pase lo que pase sólo firmaré por un año porque quiero estar sincronizado con los demás», finalizó el australiano.

S.B