Una de las nuevas caras que tuvo la Clase 3 del Turismo Pista en la última carrera fue la de Jorge Vitar, que supo afianzarse rápidamente a la exigencia de la divisional mayor pese a sobrar permanentemente detalles a ser alcanzados para seguir en franco ascenso y acercándose a la idea de ser cada vez más competitivo.

Con este objetivo, el piloto mendocino sorteó su primera prueba en el trazado de Río Cuarto llegando a ver la bandera a cuadros cumpliendo de este modo su objetivo principal y llevándose consigo importantes conclusiones que permiten trabajar con tranquilidad rumbo a la próxima competencia, sabiendo los puntos a mejorar que podrían permitir seguir en crecimiento.

Durante el receso entre fecha y fecha, las tareas principales se centraron en los frenos que manifestaron un problema durante todo el fin de semana, además debió llevarse adelante un nuevo motor y se mejora en algunos elementos puntuales del chasis para cumplir el objetivo próximo de poder estar firme en zona de puntos.

“Venimos de una fecha inicial de la que quedaron cosas a corregir pese que nos fuimos con la sensación de saber cuáles son los puntos a seguir mejorando. Se trabajó mucho sobre el chasis como así también en el motor, ya que debió armarse uno totalmente nuevo que estará colocado en el auto a la brevedad. La idea es seguir avanzando en el rendimiento general del auto y tratar de completar la final dentro de la zona de puntos”, manifestó Vitar al respecto.

S.B