La espera llegó a su fin. Dani Pedrosa girará oficialmente esta semana con la RC16 de KTM en el Circuito de Brno para dejar definitivamente atrás sus meses de recuperación, tras la operación de clavícula a la que fue sometido a principios de febrero.

Una etapa que ya quedó atrás, como acreditó en los últimos días al participar en la etapa prólogo de la Erzberg Rodeo, la popular prueba de enduro extremo, reconocida mundialmente por su máxima exigencia. Una prueba de fuego para evidenciar que se encuentra al cien por cien. Leyenda de MotoGP y ganador de tres títulos mundiales -uno de 125cc (2003) y dos de 250cc (2004 y 2005)-, Pedrosa arde en deseos por empezar a dejar su huella personal sobre el asfalto, después de haber trabajado ya con el constructor austríaco entre telones.

El piloto de Castellar del Vallès ya tuvo la oportunidad de rodar con la RC16 hace algunas semanas, en el Autódromo Internacional de Mugello, para poner a prueba su estado físico, tras no haber llegado a tiempo al test post-GP celebrado en Jerez a principios de mayo. La prueba llevada a cabo en Mugello, donde giró pocas vueltas, resultó suficiente para entender que Dani llegaría, esta vez sí, al test privado que se celebra esta semana en Brno entre el miércoles y jueves.

Se trata de dos días completamente clave para la consolidación del catalán como piloto probador y para el desarrollo de una moto que empieza a volar de la mano de Pol Espargaró. El menor de los Espargaró brilló con luz propia, especialmente en los últimos Grandes Premios, con la gran referencia de su sexta posición -su mejor resultado en seco- en el GP de Francia celebrado en el circuito de Le Mans. Al margen de dicha posición, Pol también entró en el top 10 en otras tres carreras, tras ser 10º en Argentina, 8º en Austin y 9º en Mugello.

El progreso de la RC16 fue notable, tal y como revelaron el propio Pol y su compañero, Johann Zarco, pese a que los resultados del francés no reflejan ese paso adelante llevado a cabo durante los últimos meses. La situación se muestra ideal para que Pedrosa aporte toda su experiencia y ayude a desarrollar todavía más una moto que aún conserva un importante margen de mejora.

El catalán estará acompañado en Brno por el probador de Suzuki, Sylvain Guintoli. El veterano piloto francés también afronta un test privado muy importante, ya que, al margen de su inestimable aportación a la hora de trabajar con la GSX-RR, también podrá preparar a fondo su primera aparición como invitado esta temporada, que se producirá en el próximo Gran Premio de Catalunya.

S.B