En Mónaco se produjo el primer contacto entre Red Bull y Nico Hülkenberg, que termina su contrato con Renault a final de año; mientras que Pierre Gasly se juega el puesto en la escudería austríaca.

En el fin de semana de Montecarlo se filtró el primer movimiento relacionado con el mercado de pilotos de cara a la temporada 2020, el inicio de lo que se suele conocer como «Silly Season». Una jugada dirigida a tener un plan «B» si no va todo según lo planeado. Según la tradición, los pilotos de Red Bull y Toro Rosso no tienen mucho tiempo para convencer a Helmut Marko de que merecen un lugar en sus equipos, y en este momento Pierre Gasly todavía no consiguió ganarse el puesto a medio plazo.

El francés confirmó un paso adelante a partir de la carrera de Bakú, pero se necesita algo más para navegar en aguas tranquilas, y no es realmente fácil cuando tu compañero de equipo se llama Max Verstappen, lo que provoca una comparación que sería un desafío para todos los pilotos de la categoría.

Red Bull suele recurrir a su cantera en caso de necesitar un piloto, pero ahora mismo Marko no parece estar plenamente convencido de tirar de su propia lista. Alexander Albon está rindiendo bien, pero necesita más tiempo para madurar, mientras que Daniil Kvyat sigue siendo un interrogante después de haber tenido la gran oportunidad de volver a Toro Rosso.

Por eso, durante el GP de Mónaco hubo contactos con Hülkenberg, que al final de temporada termina su contrato de tres años con Renault. Hay varias razones que explican el interés de Red Bull en el alemán, y no se limitan a su disponibilidad en el mercado.

Hülkenberg, en esta primera fase de la temporada, rindió más o menos al nivel de Daniel Ricciardo, su nuevo compañero de equipo, y Marko conoce muy bien el valor del australiano. Además, hay un juego siempre abierto entre Red Bull y Renault. Y más desde que los de la marca del rombo, en el último mercado, lograran sacar a Ricciardo del equipo de Milton Keynes con una oferta económica considerable.

Cyril Abiteboul y Christian Horner mantuvieron el año pasado un duelo dialéctico. «Ahora necesita un piloto y un motor», aseguró Abiteboul a Horner en Spa, y el inglés no se cortó en su respuesta: «Ahora que gastó todo su dinero en un piloto, ¿todavía le quedará algo para gastar en el motor?».

En cualquier caso, incluso aunque Hülkenberg siguiera con la escudería gala, tener la opción de ir a un equipo mejor probablemente le permita estar en posición de pedir más dinero a Renault cuando toque negociar la renovación. Pero la decisión final dependerá del rendimiento de Gasly.

S.B