Según confirmó un miembro del equipo KTM de MotoGP, Dani Pedrosa volvió a subirse a una moto de competición esta misma semana durante un test privado en el circuito de Mugello.

Organizado por Ducati, este martes y miércoles el trazado toscano albergó dos jornadas de pruebas en las que participó Michele Pirro, con la Desmosedici 2019, Jonas Folger, con la Yamaha y Mika Kallio, con la KTM. Durante uno de esos dos días, según pudo saber Motorsport, Pedrosa se subió a la RC16 con la finalidad de probar su estado físico después de la operación a la que fue sometido en febrero.

Entonces, el catalán, que sufría una fractura en la clavícula derecha, se sometió a una intervención con células madres, determinándose un periodo de recuperación de tres meses. Justamente, los tres meses se cumplieron la pasada semana, coincidiendo con el test oficial de Jerez, al que Pedrosa no pudo asistir ya que ese mismo lunes tenía programada una revisión médica para recibir el alta definitiva.

Dani si estuvo el fin de semana durante el Gran Premio, cuando se le realizó un homenaje. “Según las radiografías Dani no está aún al 100 por cien, pero está muy cerca de la recuperación total”, informó un miembro autorizado del equipo KTM al ser preguntado por Motorsport.

“Efectivamente estuvo en Mugello y se subió a la KTM, pero fueron unas pocas vueltas para probarse él mismo y ver su estado físico sobre la moto. No rodó mucho y no lo hizo muy rápido ya que las condiciones de la pista no eran buenas, así que no fue un test significativo”, informó la misma fuente.

“En KTM esperamos tener ya a Pedrosa al 100 por cien disponible para rodar con el equipo de pruebas a partir del mes de junio”, justo cuando se celebrará el test posterior al Gran Premio de Catalunya en Barcelona (17/6), que podría ser su reaparición pública, si bien no se descarta que antes pueda participar en algún test privado en otro circuito.

S.B