La superpole del ePrix de Mónaco se resolvió por solo 21 milésimas a favor de Oliver Rowland, que fue el sexto y último piloto en salir a la corta pista del Principado para batir el mejor tiempo provisional de Jean-Eric Vergne, ambos con 50,0.

Sin embargo, el ganador de la posición de privilegio arrastraba una sanción desde la pasada carrera de París, por lo que saldrá cuarto en grilla este sábado, mientras que será Vergne el que se sitúe en la primera casilla de la parrilla por delante de Mitch Evans, con el Jaguar, que terminó tercero a 0,091 y saldrá segundo, justo por delante de Pascal Wehrlein, que terminó cuarto, y también escala una posición.

Felipe Massa, ganador de una pole en Mónaco con Ferrari en su época de la F1, fue quinto pese a empezar muy bien la vuelta con su Venturi, pero un ligero toque contra las barreras le situó a 0.197 del tiempo de referencia. La superpole la cerró el Nissan de Sebastien Buemi, que paró el tiempo en 50,234 tras cometer dos errores en su vuelta rápida.

Evans estuvo bajo investigación al aplicar la máxima potencia de 250kW antes de tiempo al inicio de la vuelta, aunque finalmente no fue sancionado.

Fuera de la disputa de la superpole quedaron Alexander Sims, del Andretti Austosport, que saldrá 7º en la carrera, seguido por Alex Lynn, con Jaguar, Antonio Félix da Costa, con Andretti, y el argentino José María López, que cerró el top 10 con el Dragon.

S.B