El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, firmó un compromiso con el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel (PSC), y el alcalde de la capital, Marcelo Crivella (PRB), para la construcción de un nuevo autódromo en Deodoro con el objetivo de recibir la Fórmula 1 y MotoGP. De acuerdo con Bolsonaro, el nuevo autódromo de Río será construido en el barrio de Deodoro, en la zona oeste de la ciudad, en «seis o siete meses, sin dinero público».

El último GP de la Fórmula 1 en Río de Janeiro fue en 1989. La ciudad recibió un total de diez carreras de la categoría, todas en Jacarepaguá. Desde 1990, la carrera brasileña se realiza en Interlagos, Sao Paulo, que recibía las carreras antes del cambio temporal hacia Río.

«La dirección de la Fórmula 1 decidió mantener un Gran Premio en Brasil, pero Sao Paulo se volvió inviable por la causa de la participación pública en el evento y la deuda existente allí. El nuevo autódromo se construirá en seis o siete meses. La economía del estado también se verá beneficiada, ya que serán hasta siete mil empleos generados, eso es bueno para Río de Janeiro y para Brasil», afirmó el presidente Bolsonaro.

En las últimas semanas, Liberty Media le envió una carta al presidente Bolsonaro, al alcalde Crivella y al gobernador Witzel, confirmando el deseo de realizar una carrera de F1 en la ciudad que en 2016 albergó los Juegos Olímpicos. Los rumores de un nuevo autódromo, en terreno cedido por el ejército en Deodoro, comenzaron tras la demolición del Autódromo de Jacarepaguá en 2012. El antiguo circuito dio lugar a instalaciones usadas en los Juegos Olímpicos de 2016.

Las nuevas instalaciones se construirán sobre los terrenos del Bosque de Camboatá, un espacio que antes era ocupado por el Ejército, y que ahora fueron cedidos para el circuito. La Armada de ese país informó que el suelo estaba totalmente libre de artefactos bélicos no detonados, y que por lo tanto podría recibir intervenciones.

El proyecto del nuevo autódromo correrá a cargo del despacho del diseñador Hermann Tilke, que creó circuitos recientes como el de China, Singapur, Abu Dhabi, Rusia y Bahréin, pero también trabajó en remodelaciones como en el Autódromo Hermanos Rodríguez. El nuevo circuito será nombrado Ayrton Senna, esto en honor al triple campeón del mundo y por sugerencia del presidente Bolsonaro.

El proyecto fue presentado hace 11 meses a las autoridades locales, para después de una primera aprobación, hacerlo ante Liberty Media, dueños de la Fórmula 1, y a Dorna, promotora de MotoGP. Ambos promotores modificaciones para cumplir con los reglamentos de las dos especialidades.

S.B