El gobierno local invertirá más de 50 millones de euros en hacer posible que el mundial de MotoGP se dispute en el histórico trazado de Spa-Francorchamps. El vicepresidente de la región de Valonia, Pierre-Yves Jeholet, reveló un plan que supera los 50 millones de euros para llevar de vuelta el mundial de motociclismo a Bélgica tras las reformas en el circuito.

La inversión total de la pista será será de 79,9 millones de euros. Sin embargo, el paso necesario para tener éxito en las negociaciones es principalmente adaptar el circuito, que está bastante anticuado respecto a las normas actuales de seguridad de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM). Ahí es donde irán, de esos 79,9, unos 51 millones.

En principio, la intención de Bélgica de recibir el campeonato de MotoGP sería en 2024, mientras que el mundial de resistencia se haría en 2022. «Tras propuesta mía, el Gobierno aprobó la participación de la región en un plan de inversión (con un préstamo de SOGEPA) con el ambicioso objetivo de celebrar los mejores eventos de motos junto con la F1 en el mejor circuito del mundo», comentó Jeholet en su Twitter.

Lo que aprobó el gobierno local fue un préstamo de 30 millones de SOGEPA, una empresa de inversión y administración de fondos, con sede en la región donde se encuentra el circuito de Spa-Francorchamps, que celebró una carrera de MotoGP por última vez en 1990.

S.B