Ya se conoce la razón por la que Charles Leclerc no pudo ganar su primera carrera en F1, ya que Ferrari hizo público el motivo. Un cortocircuito dentro de los sistemas de control del motor fue lo que evitó que el piloto monegasco se llevara el triunfo en el Gran Premio de Bahréin.

A falta de sólo 10 vueltas, la Ferrari perdió velocidad por la falta de potencia del motor del SF90, situación que aprovecharon los dos Mercedes para superarlo. Primero fue Lewis Hamilton, que previamente había dado buena cuenta de Sebastian Vettel, y luego Valtteri Bottas.

A Leclerc lo salvó el ingreso del Auto de Seguridad, ya que Max Verstappen iba camino a arrebatarle el podio. Lejos de quejarse, el monegasco aseguró que «había sido bastante afortunado en una situación de mala suerte». Una actitud positiva que pone de relieve la confianza que tiene en sus posibilidades el talentoso joven piloto de Ferrari.

En Maranello analizaron de manera minuciosa la unidad de potencia dañada. Ferrari llegó a la siguiente conclusión: «Este tipo de problema (un cortocircuito dentro de la unidad de control del sistema de inyección) nunca se había visto antes en el componente en cuestión».

Tras descubrir el fallo, Ferrari tiene la intención de volver a colocar el motor en el monoplaza de Leclerc de cara a la próxima carrera en China.

S.B