Dani Pedrosa estuvo esta semana en Austria trabajando en la ergonomía de la RC16 del equipo de test de KTM. La fábrica espera que el español vuelva a subirse a la moto tras el Gran Premio de España, el 6 de mayo.

El pasado 8 de febrero, el piloto español anunció por medio de un comunicado que había pasado por el quirófano para solucionar una lesión en la clavícula, estimando la recuperación en torno a los tres meses. Este martes, Dani Pedrosa subió a sus redes sociales una foto junto a la KTM RC16 situando la imagen en Salzburgo: «Ajustando la moto con los chicos de Kiska Design».

Rápidamente se dispararon las especulaciones sobre la inminente reaparición de Dani al manillar de una KTM, la moto que no empezó la temporada cubriendo las expectativas deseadas. Puestos en contacto con el departamento de comunicación del equipo con sede en Mattighofen, se informó que Kiska es la empresa que diseña la ergonomía de los pilotos sobre la moto, y que Dani se había trasladado a Salzburgo para trabajar en su posición al manillar de la KTM.

Igualmente, las mismas fuentes aseguraron que esperan poder ver a Pedrosa en pista con el equipo de test tras el Gran Premio de España de MotoGP, que se celebra en Jerez del 3 al 5 de mayo. La semana posterior, el lunes 6, está previsto un test en el trazado andaluz que es donde, en teoría, Pedrosa volvería a subirse a la moto, algo que ya hizo por primera y única vez el pasado 18 de diciembre en un test privado en ese mismo circuito.

S.B