Ser piloto de Ferrari supone un   presión extra. Todos aquellos que deciden y tienen la suerte de poder aceptar el reto de enfundarse el buzo rojo lo asumen siendo muy conscientes de ello. El equipo italiano es algo más que una escudería. En Italia es considerado a la altura de la selección de fútbol, un equipo de toda la nación, y ello supone que la presión que viven los pilotos en Ferrari sea superior a la que se siente en otros

Sebastian Vettel:

“No seguiré en la Fórmula 1 sólo por estar”,   dijo el piloto alemán  en una entrevista,  duda sobre el futuro de la F1 y el suyo propio, cansado de que el campeonato se haya convertido en un show.

“Estoy seguro de que quiero pilotar este año y el próximo, pero después no sé qué pasará con el reglamento”

“Muchos de los valores que solían estar presentes, solo están en parte”, asegura el tetracampeón del mundo.

“La Fórmula 1 es ahora más un espectáculo y un negocio mas que un deporte. Puede que pase en otros lados , pero tal vez en otros deportes no se  expone tanto al atleta real como  se lo hace aquí”, afirma.

Seb, tiene contrato con Ferrari hasta finales de 2020, y asegura que competirá esos dos años, pero a partir de 2021 se lo planteará.

“Estoy seguro de que quiero pilotar este año y el próximo, pero después no sé qué pasará con el reglamento. Nadie lo sabe hasta ahora. Si decimos que somos un espectáculo, entonces adelante, pero siento creo que estamos desperdiciando mucho tiempo y energía con cambios reglamentarios muy caros y en realidad para nada “.

A todo lo que dice eñ Aleman  hay que sumarle la presión que está ejerciendo Leclerc  sobre el. En Australia tenía mucho mejor ritmo que el alemán pero desde el box, impidieron que el monegasco intentara el adelantamiento sobre su jefe de filas. Pero en Bahrein, no pudieron pararlo y solo la falla del motor Ferrari, de la joven estrella le quitó la posibilidad de poder triunfar por primera vez en la F1 tras  sorprender a Vettel con un magnífico adelantamiento.
A.C.