(Imagen: Damian Barischpolski)

Tras ocho años de ausencia, el Sportteam Competición, con sede en 9 de Julio, retorna a las categorías de la ACTC con un importante proyecto. El piloto elegido para representar al equipo será el chaqueño Lucas Carabajal, desde la cuarta cita del campeonato, que se llevará a cabo en Toay.

Carabajal manejará un Chevrolet que el Sportteam adquirió de Emilio Satriano. En relación a la conformación del equipo, el ingeniero técnico será Diego Montero, mientras que los motores serán atendidos por Fabio “Chino” Martínez.

Polze, el director de la estructura, explicó: «Volver después de ocho años a la ACTC con un gran proyecto y un gran piloto era un viejo anhelo. Sabemos lo que es estar acá, donde conseguimos grandes resultados en TC Pista y en TC. Ahora armamos un proyecto más amplio en el cual damos nuestro primer paso con Lucas Carabajal, a quien hace dos años que lo venimos siguiendo».

«Entendemos que esta categoría es donde él mejor se siente y eso se conjuga con nuestro retorno y nuestros planes. Además, vivimos de manera especial el volver a trabajar con el ‘Chino’ Martínez ya que con él transitamos nuestro paso por el TC Pista logrando juntos en nuestro primer año en la divisional, el primer triunfo junto a Martín Serrano. Quiero agradecer a Hugo Mazzacane por el apoyo, y a Lucas y a su grupo de trabajo por la confianza», agregó Polze.

Por su parte, Carabajal tendrá una tarea doble: por un lado tratar de conseguir los buenos resultados que exhibió en el TC Pista Mouras y, además, ser partícipe del desarrollo del equipo en su nuevo desembarco: «En varias oportunidades el Sportteam me consultó para hacer cosas juntos. Cuando me enteré de que existía la posibilidad de que llegaran al TC Mouras me comuniqué con ellos para ver qué chances había para sumarme en lo inmediato, algo que quedó supeditado a mi situación. Cuando hablamos de esa posibilidad me dijeron que sería un gusto, siempre y cuando yo estuviera desvinculado del equipo donde estaba y ellos tuvieran un auto propio por lo que chances eran reales y concretas. Llegar al equipo es un buen empujón anímico para cualquier piloto, porque sabemos todos quiénes son y cómo trabajan, por lo que no tengo dudas que armaremos una buena sociedad en conjunto apuntándole a los mejores resultados», concluyó.

S.B