Los organizadores del Gran Premio de Francia de MotoGP confirmaron este martes que Le Mans no albergará el inicio de la Copa del Mundo eléctrica por falta de tiempo para construir las motos.

El incendio en el paddock de Jerez que se llevó por delante las motos de la Copa del Mundo de motos eléctricas que debía arrancar esta temporada, obligó a los organizadores del certamen a suprimir la primera cita del calendario, programada durante el Gran Premio de España. Inicialmente, se presumía que la nueva competición iba a arrancar en la segunda fecha prevista, en paralelo al Gran Premio de Francia, que debe disputarse el 19 de mayo en Le Mans.

Sin embargo, los organizadores de la cita gala anunciaron este martes que la producción de las motos del campeonato no llegará a tiempo para entonces y que, oficialmente, la prueba de Le Mans está cancelada. Energica, la empresa italiana elegida para suministrar los prototipos eléctricos para la primera Copa del Mundo de MotoE, informó tras el incendio registrado en Jerez que la producción de las nuevas motos iba a ponerse en marcha de forma inmediata.

Tras la suspensión de las dos primeras pruebas previstas, Jerez y Le Mans, el calendario de MotoE apunta a la siguiente fecha marcada, el Gran Premio de Alemania, que se celebrará en Sachsenring el 7 de julio.

Además de las ya suprimidas y Alemania, el calendario inicialmente previsto incluía los fines de semana de Austria y Misano para totalizar las cinco pruebas de que iba a constar la primera Copa del Mundo eléctrica. Hasta el momento, ni la FIM ni los promotores del campeonato dieron pistas sobre si se mantendrá esa agenda o podría ampliarse a otros circuitos.

S.B