El Toyota #8 obtuvo la victoria en las 1000 Millas de Sebring, con José María López finalizando segundo en la clase principal. Pastor Maldonado y Roberto González fueron podio en LMP2.

Un error de José María López en la quinta hora de carrera cuando estaba a los mandos del Toyota #7 abrió el camino para que la tripulación del Toyota #8 se llevará su primera victoria desde la conseguida en las 24 Horas de Le Mans en 2018.

López sufrió de un contacto con el Aston Martin # 90 de Jonathan Adam en la curva 15, lo que provocó daños en el piso que requirieron una entrada a boxes que le costaron dos vueltas de diferencia.

El auto compartido por López, Mike Conway y Kamui Kobayashi había estado en la pelea justo a mitad de distancia de la competencia, con el argentino en una pelea con Sébastien Buemi separada por apenas unos segundos antes del accidente.

Las fuertes lluvias en los últimos 30 minutos obligaron a los dos Toyotas a cambiar a neumáticos para circuito mojado, y luego a llantas de lluvia extrema. El choque del #28 de la división LMP2 provocó que el coche de seguridad permaneciera en la pista durante los últimos 12 minutos de la carrera.

El Toyota #8 cruzó así la bandera de cuadros para sumar su tercera victoria de la Supertemporada 2018/2019.

La carrera de Sebring ofrecía 32 puntos, siete más que los habituales 25, lo que significa que Alonso, Nakajima y Buemi ahora lideran con 15 puntos en el campeonato de cara a las últimas dos carreras de la campaña.

El podio fue completado por el # 11 de SMP Racing BR Engineering BR1, que se recuperó de un pinchazo temprano para terminar como el mejor del resto, aunque a 11 vueltas del ganador.

S.B