El director deportivo de la Fórmula 1, Ross Brawn, admitió que «no hay certeza» sobre el futuro del Gran Premio de Gran Bretaña, y sugirío que la carrera no necesariamente tendría que realizarse en Silverstone.

El evento británico es uno de los cinco, junto con España, Alemania, Italia y México, cuyos contratos tienen que renovarse a partir de 2020. Las dos partes llegaron a un punto muerto en las negociaciones sobre el canon a pagar y la F1 parece no estar dispuesta a dar marcha atrás y reducir su costo.

Aunque no hay una fecha límite para la firma de un contrato, tradicionalmente Silverstone aprovechó el fin de semana del GP de Gran Bretaña para poner en marcha una campaña para el año siguiente, lo que le da 12 meses para vender las entradas. «No creo que sea el último Gran Premio de Gran Bretaña. En Silverstone o en otro lugar es otro tema. Queremos un Gran Premio de Gran Bretaña y encontrar una solución con Silverstone», afirmó Brawn.

«Tenemos puntos de vista diferentes sobre lo que es razonable y lo que no lo es. No estamos muy alejados, pero es frustrante que no podamos encontrar una solución. Las carreras en Reino Unido son importantes para nosotros y Silverstone ha sido la sede del Gran Premio en los últimos años. Pero muchos de nosotros recordamos que se celebró en Brands Hatch y no resultó tan extraño que tuviéramos la carrera allí un año y al siguiente en Silverstone. Queremos garantizar la continuidad del Gran Premio de Gran Bretaña, esperemos que en Silverstone, pero no es seguro», reconoció el director deportivo de la categoría.

Preguntado por Motorsport sobre si la F1 todavía mantiene el interés para organizar un gran premio en Londres tras el anuncio de que la Fórmula E correrá en Docklands, Brawn respondió que todavía está en la agenda. Sin embargo, dejó entrever que sería una nueva cita y no sustituiría a ninguna. «Creo que Londres sería una cita diferente a la del Gran Premio de Gran Bretaña, sería una carrera urbana. Hay varios circuitos en Reino Unido. Creo que hay lugar para ambos», explicó.

«Desafortunadamente, no creo que sea factible hacer una carrera en el centro de Londres. El caos y el impacto que tendría sería muy importante. En la periferia hay una serie de zonas que podrían encajar. Así que creo que el tema está abierto. No creo que Londres sustituya al Gran Premio de Gran Bretaña, sería un Gran Premio de Londres», agregó al respecto.

Brawn insistió en que no le preocupa el aluvión de renovaciones de cinco carreras clásicas que se avecina y que algunas de ellas estén en riesgo. «Tenemos que verlo en perspectiva. Hay que recordar las que se renovaron en el último año o en los últimos 18 meses y el nuevo acuerdo con Vietnam. Hay una rotación constante en curso, no todas a la vez. Pero es cierto que tenemos un grupo de carreras importantes para la Fórmula 1, históricas, que son parte de la historia, por lo que no queremos perderlas sin luchar. Trataremos de encontrar soluciones. Pero ya se sabe, las circunstancias de los promotores cambiaron y no siempre pueden amoldar esos cambios», reconoció.

«La situación de Barcelona (donde se retiró la financiación del gobierno local) es difícil. Es algo que no creamos y estamos tratando de amoldarnos, pero también tenemos que ser justos con los otros promotores y con los otros circuitos sobre lo que cuesta organizar una carrera de Fórmula 1. Creo que habrá soluciones, pero todos tendremos que trabajar duro para encontrarlas. Son carreras importantes, el núcleo histórico de la Fórmula 1, así que nos esforzaremos al máximo para encontrar una solución», concluyó Brawn.

S.B