Luego de los buenos resultados que obtuvieron tanto en Viedma (Río Negro) como en Centenario (Neuquén), el equipo JP Carrera ha demostrado el buen andar de sus autos en el TC y en el TCP con una organización, dentro o fuera de la pista, que siempre da que hablar.

Dicha organización viene de la mano de uno de los históricos integrantes de la estructura multicampeona y que ha vuelto este año para aportar todo su conocimiento. Hablamos de Guillermo Kissling, responsable técnico que pasó por los micrófonos de “Pole Position” y mostró su conformidad con lo realizado en las dos primeras fechas: “Es mucho lo que se hizo, no es fácil el Turismo Carretera para tener los resultados que tuvimos en la primera carrera con Ortelli segundo, Urcera quinto y en ésta última haber tenido dos autos en el podio y Ortelli octavo. Tener los 3 autos en los primeros 4 puestos del campeonato no es algo que ocurra a menudo, es fuerte para alguien que está hace tiempo en la actividad y más con los pilotos de jerarquía que hay”.

“Willy”, como se le dice habitualmente, se desvinculó de Walter Alifraco a fines del año pasado y arribó al techo que comanda Gustavo Lema, con quien se reencontró 10 años después ya que en el 2009 había sido parte de la escuadra: “Se me convocó a un equipo donde tenían autos que estaban en muy buen nivel y seguramente uno puso la cuota para redondear todo ese buen trabajo que venían haciendo y que se pueda mejorar aún más. Soy muy exigente, tengo un orden técnico, que no es el hecho de tener ordenadas todas las herramientas, sino algo mucho más importante como saber que ensayos tenés, cuantos autos hay, que puesta a punto tienen, cómo reaccionan. Más allá que todos dicen que los coches son iguales, la igualdad está en la construcción, después hay muchos parámetros para tocar y variarlo”.

“No me cabe ninguna duda que tenemos una diferencia para con el auto de Ortelli, pero todos hablan de él porque los otros dos estaban en el podio y Guille octavo. Es cierto que hay algo que no está bien y debemos mejorar, pero me volví a conectar como piloto y te puedo asegurar que Guillermo está pasando su mejor momento”, expresó el ingeniero.

Valentín Aguirre, quien el año pasado demostró que le cae bien Centenario, dominó y ganó desde que amaneció el viernes en los entrenamientos hasta que cayó el sol el domingo post final: “Me sorprendió, pero yo suelo seguir a los pilotos jóvenes porque de alguna manera son los que te demuestran que quieren trabajar con vos. Tiene 22 años y me asombró lo rápido que va y la paz con la que lleva la Dodge, es un piloto muy aguerrido”.

Cabe recordar que en la final Aguirre largó solo debido a los problemas que tuvo en su Ford Matías Rossi, quien partió desde boxes y eso no fue un acontecimiento de festejo para el piloto de Arrecifes y Kissling, ya que ambos preferían que estén todos para lograr la victoria (la primera de Aguirre, por cierto).

“No hubo ningún tipo de orden el domingo, todos en el JP sabemos que esto es un grupo y que cada uno hace su carrera, pero siempre respetando al compañero. No estamos hablando de ceder el puesto ni mucho menos, pero tener un respeto especial para tu compañero de equipo porque estamos todos trabajando en conjunto”, dijo Kissling después de que se habló si Urcera tenía resto como para intentar pasarlo a Aguirre y prefirió no arriesgar con el fin de llegar detrás y estar puntero del certamen.

La próxima cita de la “máxima” será el 31/03 en Concepción del Uruguay (Entre ríos), escenario donde Ortelli triunfó por última vez (2016) y que el glorioso JP tendrá como desafío subirlo al escalón más alto del podio una vez más.

I.M.