Kimi Räikkönen señaló que su «fácil» adaptación al equipo de Fórmula 1, Alfa Romeo, eliminó las dudas que tenía sobre cómo iría su cambio de Ferrari. El campeón del mundo de 2007 firmó un acuerdo para regresar a Sauber después de perder su asiento de Ferrari ante Charles Leclerc.

Sauber correrá bajo el nombre de Alfa Romeo este año y el equipo tuvo un inicio alentador en las pruebas de pretemporada la semana pasada en Barcelona, en las que Raikkonen explicó que sus preparativos fuera de pista también habían ido muy bien. «Es un equipo diferente, pero no creo que sea mejor o peor», comentó cuando se le preguntó si sentía que encajaba mejor que con Ferrari.

«Estuvimos trabajando por un tiempo y todo se sintió bien (el primer día). Cuando estoy manejando no me siento diferente. Siempre hay dudas cuando se cambia de equipo. Podría ser difícil ir y comenzar a obtener las cosas como te gustan, pero hasta ahora fue una transición muy fácil. Es un gran grupo de personas. No es tan grande como mi equipo anterior, pero son buenas personas y todo está funcionando muy bien», reconoció el finlandés.

Alfa pareció terminar la primera semana de pruebas entre los mejores en la batalla de las escuderías por la media tabla de la categoría. Sin embargo, Räikkönen predijo dos días «ocupados» detrás del volante para esta semana con el objetivo de «arreglar» la configuración del monoplaza.

Asimismo, Kimi dijo que no tiene un objetivo establecido para la temporada. «Mientras hagamos lo máximo que podamos hacer, no tengo dudas de que los resultados llegarán», aseguró Iceman.

«Es imposible decir cuál será el resultado final, pero la expectativa de qué tan bien se estuvo trabajando con el auto y qué se produjo durante el invierno, parece coincidir con lo que esperábamos. A dónde nos lleva esto, ni idea. Nadie lo sabe aún después de las pruebas, que es el mismo punto en el que están todos», completó Räikkönen.

S.B