Red Bull presentó su primer Fórmula 1 propulsado por un motor Honda con una decoración completamente renovada. El campeón del mundo de constructores entre 2010 y 2013 dejó atrás a su antiguo proveedor Renault en un intento por pelear de nuevo por títulos mundiales, y presentó imágenes en línea de su nuevo RB15 en la mañana de este miércoles, con una nueva decoración que implementa más rojo.

El año pasado, Red Bull vendió el nombre de la unidad de potencia a Tag Heuer y llevaba sus logos en la nariz y en los laterales, donde se unen los sidepods con la tapa del motor. Ahora, el branding de Honda aparece en la tapa del motor mientras que Tag Heuer, que continúa patrocinando al equipo, movió su logo a una posición delante del habitáculo. Los logos de Aston Martin continúan apareciendo fuera del habitáculo en los laterales y en el ala trasera con su prominente logotipo.

Max Verstappen, quien efectivamente asume el rol de líder dentro del equipo al lado de su nuevo compañero de equipo, Pierre Gasly, señaló en una entrevista de su equipo que es temprano para ponerse objetivos. “Pienso que hasta que estés en Australia no te puedes poner objetivos. Estamos un poco a ciegas. En la F1 todo tiene que ver con el paquete técnico con el que cuentas”, afirmó el holandés.

“Siempre estoy relajado. Eso no quiere decir que no siempre vaya a intentar hacerlo lo mejor que pueda para extraer lo máximo del auto y de mí mismo. Pero siempre dependes tanto del paquete que tengas que sólo puedes esperar”, completó Verstappen.

S.B