Tras haber tenido un año exitoso en el que logró el título de la Clase 1 del Turismo Pista, Lucas Bayala se encuentra encaminado en su próximo desafío, que hace referencia a su ingreso a la Clase 2, divisional de la que supo ser parte de manera parcial y, en esta ocasión, tiene previsto hacerlo en su totalidad, intentando destacarse desde un primer momento.

En esta nueva etapa deportiva que lo encuentra dentro de la divisional intermedia, el piloto de Tandil decidió sostener el grupo de trabajo que lo acompañó rumbo al campeonato, contando con atención de Jorge Piedra y motores a cargo de Adrián Aizpun, quienes ya se encuentran terminando de ultimar detalles sobre el Suzuki Fun que pintará el 99 en sus laterales, fiel a la numeración que mostró durante todo 2018.

“Terminamos de confirmar la presencia dentro de la Clase 2 desde la primera fecha del año. La intención siempre fue la de subir de clase, pero no podríamos haberlo concretado de no ser por la ayuda que me aporta mi grupo de trabajo, agradeciendo a ellos como así también a las publicidades que me acompañan y las que puedan sumarse. Esperemos adaptarnos rápidamente al auto y crecer en protagonismo fecha tras fecha, corriendo la totalidad de la temporada del mejor modo posible”, comentó Bayala al respecto.

S.B

Compartir