Durante el miércoles, en el Autódromo Oscar Cabalén de Alta Gracia, Miguel Argañaraz tuvo su primer contacto con un auto de la Clase 2 del Turismo Nacional, preparando su debut en el campeonato, donde integrará el listado de inscriptos en la primera fecha a disputarse en el Autódromo José Carlos Bassi, ubicado en el Parque La Pedrera de Villa Mercedes, entre los días 22, 23 y 24 de febrero.

La prueba se realizó en un contexto especial: en medio de la sorpresa, y apenas finalizada la primera salida a pista, el piloto de Santiago del Estero se enteró en el autódromo cordobés que el Renault Clio que utilizó será su auto en las primeras fechas del próximo certamen, mientras terminan los trabajos en un Toyota Etios que tendrá a la brevedad. Todo fue planificado perfectamente por su padre, por Luciano Dall Agatta (técnico encargado del proyecto) y por Luis Belloso (asesor técnico y deportivo). El auto tendrá atención en pista de Nicolás Kern y motores de Esteban Pou, mientras que el Toyota Etios llevará motorización de Oscar Castellano.

«Siempre fue un sueño para mí correr en la Clase 2 del Turismo Nacional. Lo hablaba con mi familia, era un sueño anhelado correr algunas fechas o realizar más no sea una prueba con un auto. La semana pasada recibí un llamado de Luciano Dall Agata, mi ingeniero de pista, y me cuenta de una posibilidad acerca de realizar una prueba con Nicolás Kern y Luis Belloso con un Renault Clio, pero se postergó para hoy», reconoció el santiagueño, que cuenta con experiencia reciente en la Fórmula Renault Plus.

«Luego de las primeras vueltas, entro a boxes. Y cuando me bajo me dicen que trate de no romper el auto, porque era mío. Ahí me sorprendí, y me enteré en ese momento que el auto que estaba probando era efectivamente mío y que íbamos a debutar en La Pedrera; no pude contener mi emoción. Me encantó vivir ese momento y todavía no caigo; cuando esté en la grilla de partida en la primera carrera creo que no voy a creer lo que estaré viviendo porque este era mi sueño y gracias a todos los que así lo permitieron, lo voy a cumplir. Veía las carreras por televisión, por YouTube, seguía todas las carreras y eso aumentaba aún más mis ganas de ser parte del Turismo Nacional. Estoy a pocas semanas de lograrlo, lo voy a aprovechar al máximo y le dedicaré todo el tiempo que sea necesario», agregó al respecto.

Un total de 12 vueltas con tiempos fueron registradas por el equipo que lo asistirá en esta temporada, mostrando una rápida adaptación al auto y a la caja de velocidades. «Miguel realizó una muy buena prueba y conoció como funciona un auto de Turismo Nacional. Luego de las primeras vueltas, el padre lo sorprendió con la noticia que todos sabíamos: que el auto que estaba probando era el que iba a usar en su debut en La Pedrera. Fue un hermoso momento, muy emotivo. Las primeras dos fechas las correrá con el Renault Clio, y en la tercera fecha estará listo el Toyota Etios. El Renault Clio quedará en alquiler para quien desee correrlo», indicó Dall Agata, técnico encargado del proyecto.

S.B