Durante su preparación para la temporada 2019 del MotoGP, Jorge Lorenzo tuvo una caída cuando entrenaba en las afueras de la ciudad italiana de Verona. Tras realizar múltiples pruebas, se confirmó que el cinco veces Campeón del Mundo sufrió una fractura del escafoides en su muñeca izquierda.

En consecuencia, el español decidió someterse a una intervención para tratar la lesión, mediante un tornillo de titanio insertado a través de una técnica mínimamente invasiva. El mallorquín permanecerá en observación en el hospital durante 24 horas y, tras cuatro días de reposo para recuperarse de la operación, el piloto del equipo Honda podrá empezar el trabajo de fisioterapia.

Debido a esta lesión, Lorenzo y el equipo Honda decidieron que el mallorquín no esté presente en los entrenamientos de pretemporada de Sepang, para centrarse plenamente en su recuperación. Su principal objetivo es volver en plena forma para el test oficial de Qatar, del 23 al 25 de febrero, por lo que Lorenzo se trasladará a Madrid para asistir a la presentación de Honda, el miércoles, junto con Marc Márquez.

S.B