Nasser Al Attiyah ya huele su tercer Dakar a falta de dos días para el final. A pesar de que el lunes pinchó en varias ocasiones y llegó a San Juan de Marcona con la trasera derecha en las lonas, la fiabilidad de su Hilux está siendo intachable. Eso y el punto menos de velocidad que está imprimiendo en cada jornada le está ayudando a aguantar el liderato desde el tercer día.

Sébastien Loeb y su copiloto, Daniel Elena, que perdieron el lunes muchas opciones de ganar este Dakar tras problemas eléctricos en su 3008 DKR, se resarcieron de nuevo este martes, endosando 7:27 a Al Attiyah y 15:57 a Nani Roma, que salvó el segundo puesto por apenas 16 segundos.

Roma y Alex Haro mantuvieron su plan paciente para colocarse segundos en la general, a 46:29, después de que Peterhansel encallara en dos ocasiones durante la etapa del martes y se dejara otros 24:14 con el de Toyota. Los españoles siguen confiando en su estrategia y llegaron tranquilos al vivac de Pisco, la hora de recoger frutos está a la vuelta de la esquina.

Carlos Sainz y Lucas Cruz se quedaron atrapados en una zona de dunas al sufrir problemas con la dirección asistida, perdieron más de 45 minutos en el intento de salir, después de haber marcado los dos mejores primeros parciales. Los españoles se dejaron 1h26:44 en meta.

Quedan 425 km cronometrados de este Dakar peruano, 313 el miércoles y 112 el jueves. Aún pueden pasar cosas, pero Al Attiyah intentará que no ocurran.

S.B

Compartir