Lo que habla, de la  revolución del reglamento de motores para 2021 enfureció a los motoristas actuales: Mercedes, Ferrari, Renault y Honda. Cuando llegue dicha fecha, estas cuatro marcas habrán invertido en el motor actual durante al menos ocho años y  la complejidad de su tecnología tuvo un esfuerzo financiero muy considerable.

Liberty Media buscaba un nuevo propulsor más simple y barato que  llamara la atención  para nuevos motoristas, hecho que llamó la atención de Porsche, Aston Martin, Cosworth y Lamborghini entre otros, pero que supuso un enfrentamiento con los fabricantes actualmente presentes en la Fórmula 1, que finalmente ganaron la partida y pararon en seco los planes de hacer más accesible la categoría.

Ahora que la amenaza de Ferrari y Mercedes de abandonar la F1 parece disipada, Ross Brawn se puso a trabajar para encontrar un compromiso y permitir a los motoristas actuales seguir utilizando los propulsores híbridos V6 turbo de la actualidad, pero acordando condiciones que permitan a otras marcas plantearse su participación en la categoría.

“Se ha levantado el puente levadizo y los proveedores actuales no quieren que venga nadie más. Hemos encontrado un compromiso. Hay reglas que están por llegar, lo que significará que las nuevas incorporaciones recibirán apoyo de los fabricantes actuales. Habrá componentes y tecnología que deberán ser compartidos si se requiere”, comento Ross Brawn en una entrevista concedida a la web oficial de la Fórmula 1.Los actuales motores híbridos han requerido una descomunal inversión que los motoristas actuales no están dispuestos a desechar.

La teoría del ingeniero británico sostiene que toda marca que quiera involucrarse podrá solicitar ayuda de las ya presentes, disponiendo incluso de determinadas piezas como el MGU-H o el turbo, para así no tener que afrontar un costo económico y tecnológico tan desmesurado. “Los fabricantes existentes  reconocieron  que no pueden cerrar la puerta tras de sí. Si comenzamos a tener un interés serio por parte de otro fabricante o suministrador, tienen que cooperar para encontrar el modo de ayudarlo a entrar en la F1”, afirmó Ross Brawn.

No es un cambio tan radical como el que propusimos, pero sigue siendo un buen paso en la dirección correcta.De ese modo, la F1 resultará más atractiva para otras marcas y la marcha de una de las existentes dejaría de ser una amenaza para el campeonato, pues perder un motorista supondría un problema grave a nivel deportivo y de control de costos.

Además, Brawn adelanta que se realizarán cambios reglamentarios en relación a la influencia del piloto en la gestión del motor, que actualmente es muy intensa. “No es un cambio tan radical como el que propusimos, pero sigue siendo un buen paso en la dirección correcta y hay algunos cambios en el modo en que el piloto tendrá que manejar el motor, lo que creo que es un gran avance en el aspecto deportivo”, concluyó.
PD.F1

Compartir