El equipo Ford anunció que sigue en el Mundial de Rallys. Una noticia que salva un certamen en crisis desde la retirada de Volkswagen, en el que pilotos de la talla de Hayden Paddon, Mads Ostberg y Craig Breen se han quedado sin butaca.

La marca de Ford competirá con un equipo fijo de dos coches manejados por Elfyn Evans (que cambia de copiloto a Scott Martin) y Teemu Suninen. Estarán acompañados en las dos primeras citas de Montecarlo y Suecia por Pontus Tidemand.

Citroën también se limitará a dos coches oficiales al no contar con presupuesto suficiente para un tercero, algo que les ha hecho perder al piloto que les dio las mayores glorias, Sebastien Loeb, oportunidad que ha aprovechado Hyundai para ficharlo.

La retirada de Volkswagen dejó el Mundial de Rallys en la cuerda floja, y desde entonces no se ha enderezado. Bien es cierto que sin los fuertes coches alemanes, dominadores de la contienda durante cuatro temporadas, ha aumentado la igualdad, pero se echa en falta, cuanto menos, una marca más. Y en el horizonte las únicas que podrían entrar son las japonesas Mitsubishi y Subaru, de las que la prensa nipona especula su retorno.

La parrilla del Mundial

Toyota: Ott Tanak, Jari-Matti Latvala y Kris Meeke

Hyundai: Thierry Neuville, Andreas Mikkelsen, Dani Sordo (8 pruebas) y Sebastien Loeb (6 pruebas)

Citroën: Sebastien Ogier y Esapekka Lappi

Ford: Elfyn Evans, Teemu Suninen y Pontus Tidemand (2 pruebas)

C. L.

Compartir