Jorge Lorenzo será intervenido quirúrgicamente este lunes en Barcelona para subsanar un pequeño problema en el pie que se lesionó durante el Gran Premio de Aragón. El pasado 23 de septiembre, el mallorquín sufrió una espectacular caída en la primera curva tras la salida del Gran Premio de Aragón, saliendo disparado por encima de su moto e impactando contra el suelo con violencia.

Tras ser evacuado en camilla del circuito y pasar por el centro médico de Motorland, los doctores determinaron que sufría una luxación metatarso falángica en el dedo gordo de dicho pie, y una fractura subcapital sin desplazamiento del segundo metatarso. Tras reducir la luxación se inmovilizó el pie derecho.

El 27 de septiembre, Lorenzo pasó una revisión médica y junto a los doctores decidió que iba a viajar al Gran Premio de Tailandia. En el segundo libre, sin embargo, el mallorquín volvió a sufrir una dura caída, lesionándose el radio de la mano izquierda y acumulando las dos dolencias. Lorenzo ya no volvería a correr un Gran Premio completo hasta noviembre en Valencia, teniendo que ser intervenido quirúrgicamente de la lesión en la mano izquierda el pasado 24 de octubre, al no poder recuperarse de la lesión sufrida en Buriram.

Pese a que el español no pasó por el quirófano por su lesión en el pie, apostando por una rehabilitación más conservadora, el hecho de haber estado entrenando y tratando de competir, tanto en Tailandia como en Japón, han impedido una soldadura perfecta de los huesos fracturados en el pie lesionado, lo que ocasiona una ligera renguera al piloto, así como las lógicas molestias.

Para terminar este problema, Lorenzo pasará este lunes por el quirófano de la clínica Quirón de Barcelona, donde tras una intervención sencilla pondrán todo en su sitio para que el piloto pueda recuperarse al cien por cien y prepararse físicamente ante el reto que se le presenta la próxima temporada: debutar oficialmente como piloto del equipo Honda en el Mundial de MotoGP.

S.B

Compartir