Jordi Torres pasó este jueves el control médico a su llegada al Circuito Ricardo Tormo de Valencia y fue declarado apto para competir este fin de semana en el Gran Premio que cerrará la temporada de MotoGP. El piloto catalán está todavía algo tocado físicamente tras la reciente intervención quirúrgica a la que se sometió para reducir la fractura en el metacarpiano de su pulgar izquierdo, pero su recuperación fue buena y ahora espera completar su última carrera con el Avintia Racing haciendo una buena actuación, en reemplazo de Tito Rabat.

Torres había sido operado el 7 de noviembre en el Hospital Universitari Dexeus de Barcelona, donde el doctor Xavier Mir realizó una cirugía mínimamente invasiva para solucionar la fractura sufrida durante la ultima sesión de entrenamientos libres del GP de Malasia, en el circuito de Sepang.

S.B