Cal Crutchlow también será baja en la última carrera de la temporada del MotoGP este fin de semana en Valencia, y será nuevamente sustituido por el piloto probador de HRC, Stefan Bradl. El británico se vio obligado recientemente a pasar dos veces por el quirófano para solucionar los problemas con su tobillo derecho, fracturado en la violenta caída que sufrió durante la segunda tanda de entrenamientos del Gran Premio de Australia.

Esa lesión ya lo obligó a perderse el Gran Premio de Malasia, en Sepang, donde ya fue remplazado el piloto alemán. Sin embargo, el representante del equipo LCR Honda todavía esperaba poder recuperarse a tiempo para la gran final en Valencia y apurar sus opciones de terminar como primer piloto independiente.

De hecho, según se desprende del comunicado reproducido en las redes sociales por el equipo del piloto británico, Crutchlow ya descarta estar presente tanto en el test de Valencia que se celebrará el próximo martes 19 y miércoles 20 de noviembre, como en la prueba de Jerez a finales de mes. «Esta semana está previsto que vuelva a hacer bicicleta y espero estar preparado para el test de Sepang a inicios de 2019», contó el nacido en Coventry.

El mismo piloto inglés contó que padece una lesión grave que, en condiciones normales, requeriría una recuperación de unos 12 meses, unos tiempos que en el caso de los pilotos profesionales ya quedó demostrado en diversas ocasiones que son considerablemente inferiores.

S.B

Compartir