Ducati confirmó este martes que no renovará el contrato con Casey Stoner como piloto de pruebas. El bicampeón del mundo de MotoGP, primero con Ducati (2007) y después con Honda (2011), había regresado a la marca italiana en 2016 como piloto de pruebas y embajador, cuatro años después de retirarse y de ejercer ese mismo rol en Honda (hasta 2015).

El australiano, de 33 años, sigue recuperándose de la operación en el hombro derecho a la que se sometió el pasado mes de febrero, con el fin de solucionar de una vez por todas las molestias que arrastra desde hace años. Aunque en un primer momento se esperaba que Stoner volviera a subirse a la Desmosedici de MotoGP en septiembre, la recuperación fue más lenta de lo esperado, circunstancia que desaconsejó su regreso a las pistas.

Si bien Ducati no se pronunció de manera oficial, se entiende que la fábrica de Borgo Panigale seguirá confiando plenamente en el criterio y las manos de Michele Pirro, puesto que es el italiano el que realmente lleva el peso en la evolución de los prototipos boloñeses. «Quiero dar las gracias a Ducati por los buenos recuerdos compartidos, y sobre todo por el apoyo y el entusiasmo que los ducatistas me demostraron siempre. No lo olvidaré nunca», comentó Stoner en el comunicado emitido por el constructor.

«En los últimos tres años fui muy feliz trabajando con el equipo de test, con los ingenieros y los mecánicos, con el objetivo común de mejorar la competitividad de la Desmosedici. Por eso le deseo al equipo, de todo corazón, todos los éxitos posibles con vistas al futuro», agregó el australiano.

Aunque la llegada a Honda de Alberto Puig, una de las personas que más influyeron y ayudaron a Stoner en su desembarco en España –los Stoner se instalaron en el jardín de la casa de Puig–, podría llevar a pensar en un hipotético regreso del nacido en Southport al fabricante del ala dorada como probador, las prioridades del #27 no parecen ir encaminadas hacia ese destino.

S.B

Compartir